Fallece John Gavin, el galán de «Psicosis»

Imagen de 1967 de John Gavin
Imagen de 1967 de John Gavin

Seamos sinceros: nadie se acordaría de John Gavin, que falleció hoy a los 86 años de edad en Los Angeles, sino fuese porque tuvo una breve aparición en “Psicosis” (1960) como el amante fogoso de Janet Leight. Es una injusticia porque este actor con apostura de galán se inició en el cine cuando este estereotipo masculino abundaba en las nóminas de los grandes estudios de Hollywood. Sin embargo, a los que les gusta el cine clásico difícilmente olvidarán sus interpretaciones en “Tiempo de amar, tiempo de morir” (1958), un enorme drama bélico dirigido por Douglas Sirk, el maestro del melodrama. Su actuación le granjeó el Globo de Oro a la nueva estrella del año. Sirk, que admiraba su sobriedad, le dio otro gran papel de lucimiento en “Imitación a la vida” (1959), un peliculón con el que se empieza a llorar casi desde el primer minuto de su metraje. También apareció en “Spartaco” (1960), pero su figura se diluyó ante la presencia de Kirk Douglas, Tony Curtis, Laurence Olivier y Charles Laughton. Vendrían otros títulos como “Un grito en la niebla” (1960), una rareza como la adaptación de la novela “Pedro Páramo” (1967) y “La loca de Chaillot” (1969). También frecuentó la televisión, principalmente como estrella invitada en series como “El Virginiano”, “La hora de Alfred Hitchcock” y “El show de Doris Day”, con la que trabajó en “Un grito en la niebla”.

De ascendencia mexicana, Gavin fue nombrado embajador de este país, entre 1981 y 1986. Le designó el entonces presidente de EE UU, Ronald Reagan, el actor que se convirtió en el máximo representante del país y que volvió sus ojos a Hollywood para crear a un diplomático de paja. O no tanto. Pero de inexperiencia y de imprudencia porque tomaba sus decisiones sin conocimiento. Dicho de otra manera: hablaba antes de pensar, lo que le creó más de un conflicto con el Gobierno de Miguel de la Madrid.