Unos Goya en inglés, catalán y vasco

El Premio a la Mejor Dirección se lo disputarán: Manuel Martín Cuenca, Aitor Arregi y Jon Garaño y Paco Plaza.

La producción en euskera «Handia» lidera con 13 nominaciones el ránking de las películas con más opciones en unos premios que apuestan este año por el plurilingüismo y la variedad de estilos.

«Y el Goya es para...». La clásica fórmula de entrega del galardón más famoso del cine patrio puede ser lo más español, en cuanto a idioma, que se escuche en la gala del próximo 3 de febrero. Y es que nunca antes las nominaciones a estos premios habían mostrado una variedad lingüística y de producción tan amplia como este año. Hay de todo y para todos: catalán, euskera, inglés y, con menos opciones, español... Son los Goya plurilingüísticos.

Las 4 cintas con mayor número de candidaturas hablan idiomas diferentes: «Handia» (13 nominaciones), es una producción vasca, la más cara de la historia de dicha región, filmada en euskera; «La librería» (12), en inglés, es la nueva apuesta de la catalana Isabel Coixet; «El autor» (9), dirigida por el andaluz Manuel Martín Cuenca, en español; y «Verano 1993», la ópera prima en catalán de la barcelonesa Carla Simón. Estas cintas son también las que acaparan las nominaciones a los premios más importantes, como director, guión y película. Un reparto de candidaturas que podría funcionar como toda una refutación al centralismo, la «opresión» y la «represión» cultural de las lenguas y regiones periféricas que enarbolan estos días los nacionalistas, más aún teniendo en cuenta que «Verano 1993» («Estiu 1993», en catalán) fue hace dos meses la apuesta de la Academia de Cine para representar a España en los Oscar.

Cine sin etiquetas

Para Jon Garaño, director de «Handia» («Aundiya», en euskera), una cinta local en su ambientación (el País Vasco de las Guerras Carlistas) y universal en su mensaje, esta variedad lingüística y de estilos es un «síntoma de madurez. La gente valora las películas independientemente del idioma, ya sean en euskera, chino, suajili o catalán. Que no se etiqueten está bien», asegura a LA RAZÓN. Garaño ya hizo historia con «Loreak», también en euskera, hace dos años, cuando representó a España en los Oscar (aunque no pasó el corte) y estuvo nominado a los Goya en la categoría de mejor película. Con «Handia», la cinta más taquillera en euskera de la historia, seguramente logrará varias estatuillas, las primeras para una película en dicho idioma.

«Verano 1993» sigue siendo, aun con menos nominaciones, la gran favorita para los premios gordos. El debut de Carla Simón ha encandilado allá donde ha ido. Para esta barcelonesa «es bonito que este año, con la que está cayendo, haya estas nominaciones. El cine está por encima de todo esto», asegura a este periódico. De ganar el Goya a mejor película no sería la primera vez para una cinta en catalán: ya lo logró «Pa Negre» en 2010.

La Academia se ha acordado también de otra catalana mucho más señalada por los acontecimientos políticos. A Isabel Coixet, directora de «La librería» («The bookshop», rodada en inglés y ambientada en Inglaterra), la han llamado «fascista» por las calles de Barcelona por pronunciarse en contra de la independencia. Se siente silenciada en su propia ciudad. Ahora, ve como una muestra de «madurez, sentido común y normalidad» la variedad lingüística de estos Goya. La directora viene manifestándose desde hace años por el bilingüísmo real en Cataluña frente a la política que prioriza el catalán y arrincona el castellano.