Seminci: Acercándonos al final

La Razón
La RazónLa Razón

Diversa fortuna con las películas a concurso. La brasileña “Gabriel e a montaha” , de Fellipe Gamarano Barbosa, es una floja película basada en una historia real. El prólogo nos cuenta el final por lo que la película pierde interés desde el primer momento. Esto no es nuevo, por ejemplo en “El crepúsculo de los dioses (Sunset Boulevard)”, de Billy Wilder, un cadáver boca abajo en una piscina nos cuenta cómo ha llegado allí, pero eso eran otros tiempos, cuando el cine era maravilloso. En esta película tenemos a un joven brasileño que recorre varios países del continente africano: en Kenia, por ejemplo, confraterniza con la tribu de los Watusi, y pretende ascender al Kilimanjaro. Tras la aventura en este pais, la llegada de su novia cambia los planes y viajan a Tanzania y a otros lugares, para llegar al final que vimos al inicio. Película fácilmente olvidable.

Afortunadamente, nos encontramos una buena película en la producción turca “¡Daha! Si mi padre no fuera un asesino, yo estaría muerto”, primera obra de Onur Saylak. Una hábil mezcla entre el tema principal, la emigración clandestina y peligrosa hacia Grecia vía Turquía, con diferentes temas secundarios: una hermosa historia de amor, una relación violenta entre padre e hijo, y el deseo del joven de estudiar en Estambul. Todo ello, magníficamente explicado, obteniendo un relato perfecto.

La tercera es una producción norteamericana, presentada en Sundance y en Cannes –Quincena de Realizadores de 2017-, realizada por la directora china Chloé Zhao y titulada “The rider”. Lo primero que hay que

destacar, al ser norteamericana, es que en las escenas nocturnas sorprendentemente se ve todo.A diferencia de muchas otras películas, sobre todo europeas, cuando todos utilizan cámaras similares. La película aburre puesto que el tema ha sido abordado en diferentes ocasiones: un jinete de rodeo, que tiene un accidente al recibir una patada del caballo que le ha fracturado el cráneo. Sin nada de interés, con la monotonía de un film absolutamente plano, con la historia de este joven y su amor por los caballos, apenas compartido por una gran mayoría de espectadores.