Cultura

Una Icíar Bollaín de Oro

La directora presenta a competición "Yuli", una extraordinaria cinta que narra la vida del bailarín cubano Carlos Acosta

La directora presenta a competición "Yuli", una extraordinaria cinta que narra la vida del bailarín cubano Carlos Acosta

Publicidad

Cada vez que el filipino Brillante Mendoza presenta en un festival una de sus películas, acudimos a verla con cierta prevención. También ha ocurrido en esta edición del festival de cine de San Sebastián, con la película a concurso "Alpha, the girl to kill". La sorpresa fue que se aguantaba entera salvo un espectador que abandonó la sala. Cuenta el filme con una cierta dosis de violencia, dada la corrupción en varios estratos sociales que muestra, con imágenes escalofriantes de las chabolas, consiguiendo -extraño milagro- que Brillante haya logrado una película entretenida...

El pinchazo del día es, con simios de por medio, "The innocent", de Simon Jaquemet. Como es lógico, esta película es la demostración de que filmar con cámaras digitales hace que el señor director –sin tener conocimientos- al rodarla crea que no es necesario iluminar. Evidentemente, en digital hace falta menos luz que para el negativo de 35 mm., pero el citado Jaquemet cree que no hace falta ninguna luz y más del setenta por ciento del filme se intuye más que se ve. Absolutamente innecesaria.

Lo mejor, sin ninguna duda, la película de Icíar Bollaín "Yuli", la historia real de un gran bailarín cubano, Carlos Acosta. Está basada en un libro autobiográfico del propio artista, quien fue el primer bailarín negro que entró en la Royal Ballet de Londres y llegó a protagonizar "Romeo y Julieta". Todo esto, hábilmente narrado en la película, cuya directora intercala la infancia y el estrellato, yendo hacia adelante y hacia atrás con enorme sencillez. Si el festival terminase hoy, la Concha de Oro sería para esta sólida directora.