Hungría vista desde Dinamarca

Thomas Dausgaard
Thomas Dausgaard

Obras de Kodály y Bartok. Tenor: Adoján Pataki. Orquesta y coro de la RTVE. Director: Thomas Dausgaard, director. Auditorio del Escorial. Madrid. 1-XII-2017.

Los conjuntos de la RTVE prosiguen su exilio, de momento en el magnífico auditorio de San Lorenzo de El Escorial, que es un auténtico lujo desaprovechado. Convendría que la Comunidad de Madrid tomase nota de que puede haber público si se ofrecen espectáculos de interés y calidad con regularidad, que lo que no puede ser es programar a salto de mata. No basta un festival en verano o unos conciertos en Semana Santa. Es un pecado no aprovechar lo que uno tiene. El sitio le viene bien a la RTVE y también al propio auditorio, al demostrarse que puede haber vida en él. No era esta semana un programa popular, pero se consiguió una buena entrada. El maestro danés Thomas Dausgaard no es muy conocido por estos lares, habiendo dedicado la mayor parte de su carrera a los países nórdicos, aunque su presencia también es habitual en otros sitios tan diversos como Seattle o la Toscana. Su andadura se caracteriza por la personalidad de sus programas y buena prueba de ello es el presente, un monográfico húngaro con partituras de dos compositores amigos: Kodály y Bartok. El primero de ellos escribió «Psalmus Hungaricus», una pieza intensa para tenor, coro y orquesta que presenta un carácter dramático que trasluce el sufrimiento del pueblo húngaro desde la dominación turca hasta preludiar la ocupación nazi. El tenor Adoján Pataki puso sus amplios medios al servicio de la emotividad junto a un coro en el que se apreció empaste en toda la amplia gama dinámica de la obra. Dos conciertos para orquesta, uno de cada compositor, abrieron y cerraron la tarde. El de Kadály es mucho menos conocido a pesar de su mayor «ligereza». Ambos, pero muy especialmente el de Bartok, sirven para calificar la calidad de una agrupación, y la de la RTVE mostró hallarse a buen nivel bajo el mando eficaz y vital de Dausgaard. El próximo concierto seguro que llenará el auditorio: el «Mesías» de Haendel, con Gómez Martínez, titular de la orquesta.G