Javier Iriondo: «La palabra felicidad se ha corrompido»

Publica «Los 10 pasos hacia tu cima personal», un método de reflexión y control mental para comprender mejor nuestras emociones.

Posiblemente no sepamos en qué consiste el éxito personal, algo que casi todo el mundo persigue y pocos consiguen. Javier Iriondo vendió más de 200.000 ejemplares de «Donde tus sueños te lleven», una novela autobiográfica que escribió para salir de su fracaso. «Con 20 años cumplí mi sueño de triunfar en América como deportista de élite, pero en ocho meses lo perdí todo y tuve que comenzar a reconstruirse». Ahora, presenta «Los 10 pasos hacia tu cima personal» (Editorial Planeta), o, lo que es lo mismo, un método práctico para lograr mejor comprensión y control sobre nuestras emociones, un recorrido estructurado con ejercicios de reflexión para rediseñar nuestro mapa mental.

–Un libro con mucho de usted.

–He escrito una obra sobre personas, sobre cómo volver a levantarse cuando la vida te pasa por encima y te destroza, cuando dejas de creer, dudas de tus capacidades y vives negativamente el futuro. Cómo volver a reconstruirte en una versión mejorada y más completa.

–¿Qué busca quien los lee?

–Respuestas al sentido de la vida, ver cómo tener mayor control de las emociones y de los pensamientos.

–¿En qué es diferente a sus anteriores trabajos?

–Eran novelas y este es un manual práctico sobre cómo aplicar los conocimientos. Estamos bombardeados de información sobre qué hay que hacer, pero falta el cómo hacerlo. No es lo que sabemos, sino cómo lo aplicamos.

–¿Qué cima se propone conquistar?

–La de uno mismo. No es un logro material, ni un lugar al que se llega. Ser dueño de ti, de tus emociones, la plenitud del control personal.

–¿Quién la alcanza?

–Sin duda, aquellos que tienen una vida más plena y rica interiormente, una mayor fortaleza mental que les ayuda en todo cuanto viven. Cuando estás bien contigo mismo las cosas van mejor.

–Propone un cambio. ¿Qué hay que superar?

–Hay gente que ha triunfado socialmente y creyeron que eso era garantía de felicidad, entregaron su vida a algo y encontraron el vacío. Si triunfas parece que tienes la obligación de ser feliz, pero no depende de resultados, sino de tu evolución humana. Se ha corrompido la palabra felicidad. A veces, éxito y felicidad van por caminos opuestos.

–Da claves que usted mismo experimentó.

–De hecho, he llegado a estas conclusiones por los golpes que me ha dado la vida. He estado en la cima y en las alcantarillas. Es bueno experimentar para comparar. La derrota te aporta mayor grado de humanidad y comprensión, es más reflexiva. Desde ella se valora mejor el triunfo. Yo lo tuve todo y luego caí en el pozo. Reflexionar y escribir fue la manera de comenzar a reconstruirme.

–La importancia de un porqué.

–Si no hay un porqué... Los sueños, las ilusiones, las aspiraciones o por quién estoy dispuesto a hacer algo es lo que nos da energía para levantarnos cuando volvemos a caer, las motivaciones para seguir.

–¿Qué papel juega en esto la psicología?

–Mucho, todos estos conceptos son psicológicos. Nos han enseñado memorizando, pero no a gestionar nuestras emociones. La calidad de vida de alguien es directamente proporcional a calidad de su vida emocional.

–¿Por qué es su libro un GPS personal?

–Porque se trata de un mapa que va a ayudar a encontrarte cuando te pierdes. Estamos tan bombardeados y sufrimos tantas interrupciones que perdemos atención sobre lo importante. El libro da respuestas para volver a encontrar el camino y comprender de dónde surgen tantos conflictos emocionales.

–¿Es fácil levantarse?

–A veces sorprende la rapidez del cambio, basta un clic cuando comprendemos el origen del problema. Si se comprende, está resuelto. Y, a veces, lo que parece fácil es difícil de cambiar, sobre todo cuando es algo intangible, de la imaginación. Es necesario un proceso de comprensión. Hay gente con la estima muy baja que piensa que nunca ha dado la talla y ellos son sus propios verdugos. Deben de encontrar sus razones, crear una visión de futuro, algo a lo que aspirar, un motivo para la lucha.

–¿Llevamos las riendas de nuestra vida o es ella quien tira de nosotros?

–La vida nos arrastra. Hay tantas circunstancias que tira de nosotros... Si no tenemos un enfoque muy claro de lo que queremos, las circunstancias nos van arrastrando.

–¿Y cuál es nuestro peor enemigo?

–El miedo. A no ser suficiente ni lo bastante bueno. Es la base, como un defecto de fábrica, siempre falta algo. Los miedos son una creación de nuestra propia mente, las expectativas negativas que se generan en ella anticipando cosas que, probablemente, nunca van a suceder y nos hacen sufrir innecesariamente.

–¿De qué nos arrepentimos más, de lo que hacemos mal o de lo que no hicimos?

–Siempre de lo que no hemos hecho. El ser humano, al final de sus días, de lo que más se arrepiente es de lo que ha dejado sin hacer y su peor duda es qué hubiera pasado si lo hubiese hecho.

–¿Hay quien busca milagros?

–Sí, pero los milagros no existen. A veces se producen cambios radicales, aunque la clave está en darte cuenta de cuál es el conflicto y de dónde viene. Hay cambios sorprendentes que se realizan porque se ha comprendido.