La resurrección de Caruso

El tenor Roberto Alagna homenajea a quien considera como el más grande de la lírica con un álbum en el que repasa autores y temas que él interpretó

Roberto Algan ha vuelto a meterse en el estudio para grabar
Roberto Algan ha vuelto a meterse en el estudio para grabar

No tiene la menor duda cuando Roberto Alagna, tajante y un punto vehemente, asegura sin que nadie pueda ni desea hacerle cambiar de idea, que Caruso es el tenor más grande de todos los tiempos. Tenía una dedica con él que ahora salda escriben forma de álbum que edita Sony Classical y que mañana día 8 saldrá a la venta.

"Desde que tengo memoria, he sentido un amor y admiración casi visceral por Enrico Caruso", señala el artista, quien rinde así homenaje a su legendario predecesor con una selección de repertorio extraída de la propia discografía de Caruso, que abarcó desde 1902 hasta 1920. El objetivo de Alagna era celebrar al italiano al tiempo que conservaba su propia identidad vocal: "Respeté el 'estilo' de Caruso al hacer esta grabación, tal como se respetaría el estilo de un compositor".

En las raíces del napolitano Alagna se mece el gran tenor: “Mis bisabuelos lo conocieron en Nueva York y yo siento como si lo hubiera conocido yo personalmente". Esta grabación ha acercado aún más a los dos tenores: "Estaba tan inmerso en cómo sonaba que comencé a escuchar su voz en lugar de la mía dentro de mi cabeza durante las sesiones". El tenor no ha estado solo en esta fértil aventura, sino que ha contado con al ayuda de su esposa, la también cantante Alexandra Kurzak, soprano con quien canta en dos números, además de con el bajo Rafal Siwek, acompañdos por el maestro Yvan Cassar.

Suena así un programa ecléctico "que me refleja a mí", en propias palabras de Alagna y en el que se va a escuchar desde "Caruso", de Luccio Dalla, un tema moderno hasta "Percadores de perlas", de Bizet, "Adriana Lecouvrur", de Cilea, "la boh'ème", de Puccini, "Xerxes"de Häendel o "Matinatta"de Leoncavallo.

Enrico Caruso nació en 1873. Casi un siglo después, en 1963, fue el turno de Roberto Alagna de venir al mundo. "Su voz ha estado conmigo desde entonces", agrega Alagna. “Los cantantes del pasado nos han dejado su legado. Espero que esta grabación ayude a las generaciones más jóvenes a descubrir o redescubrir el arte único de Caruso. Así, su llama arderá para siempre."

En breve tendremos al tenor napolitano en España, donde cantará en el Liceo en diciembre "Cavalleria Rusticana/Pagliacci"los días 5, 9, 13 y 18.