Lírica humedad

Como prefacio a estos poemas, una «Confesión» por parte del autor, sobre por qué escribe, qué alimenta tal necesidad. Bella y honda manera de presentar esta antología poética a cargo de José Cereijo, quien define al sujeto lírico que se esconde detrás de Javier Lostalé (Madrid, 1942) con «una voz "en riesgo", porque no pretende adquirir destrezas, y menos aún repetirlas, sino ser descubrimiento perpetuo de una verdad íntima, de un alma». Del alma de un solitario en la adolescencia, cuando empezó a concebir los poemas que iban a configurar su primer libro, «Jimmy, Jimmy» (1976); del alma de un escritor que, tras seis poemarios y una gran amistad con Vicente Aleixandre, que tanto le marcó en lo literario y en lo personal, recibe ahora una unánime admiración, de la que este «Azul relente» es fiel testimonio.

A la selección se le añaden seis poemas inéditos, bajo el título de «El pulso de las nubes», en los que se percibe cómo Lostalé, muchos años a la cabeza de programas radiofónicos de poesía, conserva su fina delicadeza para desvelar intuiciones íntimas a través de un lenguaje que indaga en el cuerpo, la tristeza, la distancia, la memoria... Temas universales que a lo largo de su trayectoria se irán desnudando, al modo juanramoniano, para quedarse, como ha declarado él mismo, en casi esencia mística, en torno aquí a un relente –esa humedad, dice el diccionario, que en noches serenas se nota en la atmósfera– de un color sólo visible para un verdadero poeta.