Lo que no está escrito

La tradicional gala del premio más importante de las letras españolas es un punto de encuentro para narradores que miran a los galardonados mientras piensan en su siguiente historia. Hablamos con ellos

Don Felipe conversa con Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat
Don Felipe conversa con Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat

Una noche de libros y para los libros. Los que se han publicado, y que aún llenan las mesas de novedades, los que han recibido un reconocimiento literario, como las dos obras galardonadas ayer durante la velada del Premio Planeta y las que se están escribiendo y pronto llegarán a las librerías. «Tengo más trilogías», reconoce Santiago Posteguillo, historiador, autor de tres volúmenes exitosos dedicados al emperador Trajano y su tiempo, y uno de los narradores actuales de novela histórica más reconocidos por la crítica y los lectores. El escritor, a pesar de su dilatada trayectoria, todavía conserva la emoción y habla con entusiasmo de sus nuevos proyectos. «Estoy trabajando en un volumen que cerrará la saga que inicié con “La noche en que Frankenstein leyó El Quijote: la vida secreta de los libros” y “La sangre de los libros”. Son relatos sobre literatos perseguidos o que están olvidados por diferentes motivos. Serán breves, intensos y abarcarán desde la Grecia clásica hasta el siglo XXI». Una obra de pulso fuerte y rápido para tomar aliento para, seguramente, encarar un desafío mayor.

–¿Nada más?

–(Risas). Tengo más trilogías previstas.

–¿Y va a iniciar alguna ahora?

–Antes debería acabar un narración independiente, que empieza y termina en sí misma.

–¿Y me puede comentar algo de ella?

–¿No deberíamos ser discretos?

A Nativel Preciado, como buena periodista, no le gustan los silencios, sobre todo determinados silencios, los de esas preguntas incómodas a los que muchos se niegan a dar respuesta. Pero, sin duda, aprecia el valor inherente a la prudencia. Todavía disfruta del éxito de su anterior título, «Hagamos memoria», pero ya está embarcada en una nueva novela con la que se muestra enigmática. «Es de intriga psicológica», revela.

–¿No me cuenta nada más?

–Pero poco –bromea–.Tiene una localización en un cementerio de París.

–Pero allí existen varios.

–El de Père-Lachaise.

Ella no lo dice, pero es el camposanto más grande que hay en el interior de la ciudad del Sena, un espacio sugerente, donde reposan los restos de Marcel Proust, Edith Piaf, Oscar Wilde, Balzac, Miguel Ángel Asturias y Jim Morrison, el rey lagarto, entre otros. María Dueñas está involucrada en su siguiente obra, con la que se muestra cauta, mucho, aunque revela que ya ha acabado con la documentación. «Voy con sosiego, con ganas, aunque sin prisas. No existe ninguna fecha en el horizonte, a lo mejor, si hay suerte, a finales de 2017 o comienzos de 2018. Pero no lo puedo asegurar. Es algo ilusionante».

–¿Nos adelanta algo?

–Se desarrolla en un momento del siglo XX. No retrocede tanto en el tiempo como «La templanza».

–¿Cómo le va con esta novela?

–¡Muy bien! Se va a hacer una serie para televisión. Mientras María Dueñas aguarda esta adaptación, que probablemente repetirá el éxito de «El tiempo entre costuras», otra escritora, Luz Gabás, volverá muy pronto al primer plano literario, en febrero.

–Será mi tercera novela. Una de las mías: histórico-romántica. Muy intensa. Transcurre en el siglo XIX, en pleno romanticismo, en un ambiente político inhóspito, convulso. Ahí se desarrollará un amor imposible.

Gabás, que ha vendido dos millones de ejemplares de «Palmeras en la nieve», su primera obra, y que repitió éxito con «Regreso a tu piel», pretende concluir un ciclo con esta trama.

–Acabo con una trilogía emocional. Éstas han sido unas obras muy relacionadas entre sí.

Junto a estos escritores hubo otros que pudieron verse en la velada de anoche, como el juez Fernando Grande-Marlaska, que ha publicado recientemente «Ni pena ni miedo». Reconoce que su libro es una reflexión, «aunque no soy un profesional de la literatura. Sólo ha sido una incursión, algo puntual». Junto a él, entre corrillos, hablando con los invitados o ente ellos mismos, estuvieron Alicia Giménez Barlett, Pilar Eyre, Javier Moro, Màxim Huerta, Almudena de Arteaga, Marta Robles, Megan Maxwell, Luis García Jambrina, José Manuel Sánchez-Ron, Antonio Orejudo, Inma Chacón, Mara Torres, Ángelez Gonzalez-Sinde, Fernando Trías de Bes, Mónica Carrillo y Lucía Etxebarría, entre muchos más. Eva García Sáenz de Urturi, autora de la exitosa «El silencio de la ciudad blanca», ya está también involucrada en una continuación. «La protagonizan los mismos personajes y habrá, también, una parte histórica. Aparecerá en la trama una cultura antigua que me gusta. En esta ocasión, además, los personajes viajarán a otras provincias de España, sobre todo, del norte». Y Paloma Sánchez-Garnica, autora de «La sonata del silencio» y Premio Fernando Lara de Novela con «Mi recuerdo es más fuerte que tu olvido», admite que «estoy en una nebulosa, en ese momento en que ya se están moviendo los personajes, aclarándose dentro de ti, y ya sólo queda ponerte a escribir».