Man Ray, al por mayor

Sotheby’s de París celebra la mayor subasta del artista, 400 obras, entre fotografías y objetos que recorren toda al trayectoria del monarca del blano y negro. La expectación es máxima.

Coleccionistas e instituciones se darán cita el 15 de noviembre en la Sala Sotheby’s de París para pujar por las obras que salen a subasta de Man Ray, nacido bajo el nombre de Emmanuel Rudzitsky. Es todo un acontecimiento porque hacía ya 20 años que no se producía una ocasión igual en cuanto a variedad e importancia de los objetos ofrecidos de este icono dada y surrealista. Se trata, además, de obras que vienen directamente de los bienes de Man Ray. Proceden de los herederos del artista, la Fundación Man Ray Trust, erigida por su viuda, Juliet Man Ray, en beneficio propio y de sus herederos y descendientes.

Tiene su sede en Londres, donde se celebró la primera venta, en 1995.

En esta ocasión son 400 obras procedentes directamente de su taller y distribuidas en 300 lotes. Para Simone Klein, que dirige el departamento Fotografías de Sotheby’s Europa, « la variedad de elementos: fotografías, pinturas, objetos, dibujos, películas y joyas, va a ser del gusto de los potenciales compradores». Además, muchos de ellos nunca se habían visto antes, y quizás sea el último legado del artista que aparezca en subasta.

Dentro del ámbito fotográfico, están representados todos los temas de Man Ray: retratos, autorretratos y naturalezas muertas. «Man Ray es un artista muy completo », comenta Klein « en cuestión de temas y de técnica. Ha experimentado todo, ha realizado experiencias con el radiograma, ha capturado todas las épocas: el París de los años veinte y treinta, paisajes de Estados Unidos, hay composiciones surrealistas o retratos de personalidades contemporáneas. La venta es una oportunidad única para poder adquirir algunas de ellos sabiendo que vienen del propio artista »

Destacan entre los lotes los que corresponden a fotografía vintage, que incluyen desde retratos a fotografías de moda, con imágenes a partir de efectos de solarización y gasa, hasta composiciones surrealistas y fotografías icono de Man Ray como Magnolia FLower (1926), Starfish (1928), Ostrich Egg (1944) y Mathematical Object (1934).

Para Klein, uno de los lotes preferidos es el 18, « un retrato solarizado de una señora llamada Rosemund. Parece una escultura, y Ray Man va más allá del retrato psicológico. En la base del cuello y los hombros, ha eliminado todo lo que parece dibujo. Es donde se aprecia su arte para trabajar el blanco y el negro, a niveles, que a mi me parece que alcanzan la perfección ».

Fue ese afán de perfección lo que le llevó a lanzarse a la fotografía, para responder a sus propios criterios de exigencia, porque no le satisfacían las reproducciones profesionales que hacían otros de su obra pictórica. El mismo lo cuenta: « Comencé por ser pintor. Y fotografiando mis cuadros, descubrí el interés de su reproducción en negro y blanco. Un día, llegó en que destruí el original para guardar solamente la reproducción. Y a partir de ahí, nunca he dejado de creer que la pintura es una forma de expresión superada, y que la fotografía la destronará cuando el público esté visualmente educado».

Instalado en Montparnasse, durante los años treinta, Man Ray revolución el arte de la fotografía, y su popularidad se afianzó gracias a sus extraordinarios retratos de los artistas que desde París marcaron el mundo del arte. Y las fotografías de muchos de ellos están a la venta: Geroges Braque, Juan Gris, Jean Cocteau, Francis Picabia, André Derain, Alberto Giacometti , Joan Miró, Erik Satie, Paul Eluard, Henry Miller y Pablo Picasso, cuyo retrato es puesto a la venta entre 25.000 y 35.000 euros.

«La importancia de la obra de Ray es la alegría de emprender nuevas experiencias. Es un artista totalmente libre, que ha experimentado con todo, y que ha logrado éxito con todo », comenta Simone Klein, como lo muestra la rica oferta de autorretratos que salen a subasta, y muchos de los cuales no han sido publicados hasta ahora. « Es interesante ver cómo se representa a sí mismo », añade la directora de Fotografía de Sotheby’s, « cómo se ve, descubrir el entorno en el que se mueve ». Varios de estos retratos fueron destacados en la exhibición que consagró el año pasado la National Portrait Gallery de Londres a los retratos de Man Rey.

La venta que ofrece Sotheby’s también incluye retratos de las musas del artista: la que fuera su amante, la cantante y modelo Kiki de Montparnasse, Lee Miller, Ady Fidelin y muchos de su mujer Juliet ( fotografías, dibujos y pinturas). También destacan los retratos de estrella de cine y teatro, incluyendo: Ava Garner, Paulette Goddard, Leslie Caron, Juliette Gréco, Yves Montand y Catherine Deneuve.

Entre los elementos de joyería, aparece un broche de oro representando los labios de Lee Miller, otro de los amores del artista, y compañera en su producción surrealista, y que fue inspirado por la célebre pintura de Man Ray, Observatory Time (1932-34). También figuran los pendientes en forma de pantalla desenvuelta como los que luce Chatherine Deneuve en la fotografía de Man Ray para la portada de la revista The Observer (1975), y de la que se incluye en la venta una variante.

Entre las pinturas que salen a la venta se encuentra un singular retrato de su mujer, Juliet, Purple Mask (1948) y Much Ado about Nothing (1949) de la serie Shakespearean Equations de Man Ray, con la que esperaba a un mayor reconocimiento de su trabajo pictural.

Completan los lotes un cierto número de objetos surrealistas como el célebre « Ce qui manque à nous tous », una pipa de barro que termina en una burbuja de cristal, y que será propuesta entre 25.000 y 30.000 euros.

Otro de los objetos de inspiración de Man Ray fue el juego de ajedrez, y la subasta incluye dos juegos, un Chess Painting a gran escala y numerosas fotografías de sus sets de ajedrez

SUBASTAS EN EL MES DE LA FOTO

La fecha de la venta Man Ray, el 15 de noviembre, no ha sido elegida al azar. Como recuerda Simone Klein, « Es el momento ideal porque estos días tiene lugar Paris-Photo, y todo el mundo de la fotografía se da cita aquí».

Entre el 13 y el 16 de noviembre 169 galerías y editores estarán presentes en el Grand Palais, y este evento internacional.

Sotheby’s propone también otra subasta de fotografías el 14 de noviembre, en la que está presente desde la fotografía histórica, clásica, moderna y contemporánea. Para los interesados por los vintage de los años 20 y 30, hay fotos muy atractivas, también se pueden adquirir algunas convertidas en iconos como « le baiser de l’Hôtel de Ville » de Robert Doisneau, o fotos contemporáneas de gran formato. Aunque para Klein, la más interesante es una « muy especial porque puede que sea la única tirada que existe, de Hannah Höch. Son sus muñecas, y está firmada y titulada por ella misma al reverso. Y tiene las señales del tiempo, no está en perfecto estado, tiene pequeños detalles que lo muestran y que forman parte del encanto de esta foto ».