Mortier reaparece enérgico en el Real con «La conquista de México»

Tres meses de tratamiento del cáncer de páncreas que le detectaron en verano le han pasado factura en kilos, hasta dejarle en los 42 de adolescente que exhibe, pero sigue tan lúcido y enérgico como cuando era el intendente del Real.

Gerard Mortier ha querido volver hoy a "su"casa, ya como consejero artístico, para presentar a uno de sus hijos más queridos, "La conquista de México".

"Estoy muy contento de estar aquí aunque no estoy curado", ha asegurado nada más sentarse en la mesa que ha compartido con el director general del teatro, Ignacio García Belenguer, del que ha escuchado sus alabanzas serio y sin levantar la vista de sus papeles, y el director musical "La conquista de México", Alejo Pérez, el artístico, Pierre Audi, y el escenógrafo, Alexander Polzin.

La rueda de prensa ha tenido que ser en la Sala Gayarre porque era mucha la expectación por escucharle, y verle, tras la tormenta que estalló con el anuncio del Real de que iba a ser sustituido por Joan Matabosch.

"No estoy muerto actualmente, aunque a alguno le gustaría, y mi intención es presentar batalla", dijo a Efe Mortier (Gante, 1943) el pasado 11 de septiembre al conocer, recién salido de una de las sesiones de quimioterapia que le están dando en un hospital alemán, la decisión de la Comisión Ejecutiva del Real, presidida por Gregorio Marañón,

Dos semanas después, Marañón comparecía en rueda de prensa para presentar a Matabosch y anunciar que la relación iniciada con Mortier hacía cuatro años -y que en su anterior contrato como intendente se prolongaba hasta 2016- "continuaba"pero con el belga ya en una posición profesional "absolutamente distinta", es decir de consejero artístico, tras un acuerdo de "buen entendimiento"que cerraba "completamente""el proceso de sucesión"de las últimas semanas.

Hoy, vestido por primera vez en una rueda de prensa en el Real con una chaqueta bajo la chaqueta de su traje, ha reaparecido y lo ha hecho conciliador pero determinado a no abrir de nuevo la caja de los truenos y a acabar con "los rumores".

"Me gustaría decir que es una conferencia de prensa sobre Rihm y 'La conquista de México' y no me gustaría hablar nada de algunas pasadías", es decir, de lo sucedido, ha advertido en su creativo español.

No obstante, en el apartado de preguntas, y a pesar del respeto mayoritario a sus deseos de las tres decenas largas de periodistas presentes en la sala, no ha rehuido referirse a su inesperada sustitución.

"Hemos hecho un contrato de .... -"¿cómo se dice?", le ha preguntado sonriente a García-Belenguer- ...consejero artístico y sigo todas las producciones de este año y de otras que vendrán si mi salud me lo permite. Es un cáncer muy difícil de tratar pero mi deseo es seguir luego con 'Alcestes', 'Lohengrin', 'Brokeback mountain'...", ha apuntado.

Ha recalcado que, de acuerdo con Matabosch, se mantienen las "tres composiciones españolas"que él había encargado, es decir, "El público", de Mauricio Sotelo, para enero-febrero de 2015, "La ciudad de las mentiras", de Elena Mendoza, para julio de ese año y "El otro", de Alberto Posadas, para enero-febrero de 2016,

"Todo funciona en la buena dirección actualmente", ha precisado. Va a pasar aún "mucho tiempo"en Alemania y en Bruselas, donde tiene su casa, pero hoy ha querido estar en Madrid porque cree que es importante para "tanta gente"que está pasando por su misma situación.

"El mejor método es trabajar y reflexionar para luchar contra esta enfermedad. Es muy importante estar aquí", ha recalcado el consejero artístico del Real, que no podrá asistir el próximo miércoles al estreno de "La conquista de México"porque el día anterior tiene sesión de quimioterapia.

"Tengo contacto con todos mis colaboradores todos los días por mail y por teléfono. Lo importante para mi no es el estreno, es más importante estar ahora con los artistas y vivir con ellos los ensayos", ha concluido sonriendo y atusándose el pelo, recién cortado porque una "ventaja", bromea, del tratamiento para su tumor es que no se le cae con el tratamiento.