Cultura

Pérez-Reverte: “Queremos que los clásicos estén en la mesa de novedades”

El escritor apadrina la editorial Zenda Aventuras, que recuperará las obras cumbre del género. El sello nace con “El diamante de Moonfleet” de John Meade Falkner, la obra que inspiró Tintín y el capitán Haddock

El sello nace con “El diamante de Moonfleet” de John Meade Falkner, la obra que inspiró Tintín y el capitán Haddock

Publicidad

El primer pulso con la vida, con esas tempestades vitales que son el amor y la muerte, son las novelas de aventuras. Un territorio imaginario que opera como espejo del hombre y que nos introduce en una geografía de ambigüedades morales que va abriéndonos los ojos y despertándonos del sonambulismo de la infancia. Uno aprende a leer en primaria, pero se sabe qué es leer cuando uno se va internando por los mares de Stevenson, Conrad o Jack London y descubre que uno ha estado navegando por los Mares del Sur, sacando oro en las orillas del Yukón o atravesando calurosas junglas en compañía de piratas sin haber salido de la alfombra del salón.

La editorial Zenda Aventuras, apadrinada por Arturo Pérez-Reverte y dirigida por María José Solano, nace al abrigo del portal literario de igual nombre y trae consigo el propósito de recuperar lo que hemos perdido: los textos imprescindibles del género. Rescatar del olvido lo que siempre debería haber permanecido en la memoria y que el vértigo de las novedades nos impide ver.

Publicidad

El proyecto arranca con “El diamante de Moonfleet”, de John Meade Falkner, un cuidado volumen con la portada ilustrada por un dibujo de Augusto Ferrer-Dalmau, que cuenta con una traducción nueva y moderna y que cuenta con el aliciente de un mapa, con el inconfundible aroma de las cartografías antiguas, que ilumina los lugares reales donde se desarrolla la acción. “El diamante de Moonfleet”, que en menos de un mes ha vendido 3.000 ejemplares, pertenece a esas historias inmortales, de las que forman juventudes, que, sin embargo, estaba descatalogada desde hace décadas y que, sin embargo, es una obra de singular importancia en la historia de la literatura. Joseph Conrad la alabó sin paliativos, Stevenson admitió que es el libro que le hubiera gustado escribir a él y Hergé reconoció que se había inspirado en sus protagonistas, el joven John Trenchard y Elzevir Block, el lobo de mar que lo acompaña, para crear a Tintín y Haddock.

Publicidad

“Queremos reeditar los clásicos de las aventuras. En una librería de novedades no ves a Robinson Crusoe ni a Julio Verne hoy en día. La nube de novedades aplasta cualquier memoria. Queremos devolver a ese lugar estos títulos que no encuentran hoy. En otros lugares es normal verlos ahí. En todas partes. Menos aquí”. María José Solano comenta una anécdota: “En una librería de Nápoles me encontré en una mesa de novedades una serie de libros antiguos. Un cartel decía: “el misterio de los libros que nunca envejecen”. Todo el mundo estaba alrededor. Con ese espíritu nace Zenda Aventuras”.

El proyecto, que no aspira a ganar dinero, sino a recuperar estos títulos y tratar de sufragar modestamente el portal de esta revista literaria, ha buscado un logo que responde perfectamente con la intención que busca: un pez abisal. Para María José Solano esta elección: “Es un animal que se guía con su propia luz”. Para Arturo Pérez-Reverte, que leyó el texto en su juventud, “esta novela contiene todos los elementos de la aventura. Cuenta con un contrabandista, un amor, está presente la lealtad. Cuando lo leí me dejó una magnífica impresión. No es literatura juvenil. Es un sello falso. Esta obra te devuelve la inocencia. Es un libro extraordinario”. El novelista añade que “el buen lector es aquel que se siente parte de la historia, como sucede con “Los tres mosqueteros”. Aquí te sientes John Trenchard. No son libros que se ven desde fuera. Aquí sientes el rumor del mar, te moja el agua. Tiene esa capacidad de que te sientas el protagonista. La magia de este libro es que te hace volver a ser el chico de 15 años que fuimos”.