¿Quiere hacerse un selfie con Salvador Dalí?

El Museo Dalí de Florida trae una nueva sorpresa a sus visitantes que permitirá un disfrute más directo y pasional con el artista a través de la tecnología

El Museo Salvador Dalí de Florida ha utilizado la inteligencia artificial para crear un holograma del pintor
El Museo Salvador Dalí de Florida ha utilizado la inteligencia artificial para crear un holograma del pintor

El Museo Dalí de Florida trae una nueva sorpresa a sus visitantes que permitirá un disfrute más directo y pasional con el artista a través de la tecnología

Una vez dijo Salvador Dalí que aquel que es un genio no tiene derecho a morir, pues será necesario para el progreso de la humanidad. Él se incluyó en ese grupo y no pudo estar más acertado. No solo por ser uno de los artistas más valorados de la historia del arte, sino porque ahora, el Museo Dalí de St. Petersburg (Florida, Estados Unidos), le ha "resucitado". Este centro contiene más de 2.000 obras del pintor español -óleos, grabados, dibujos, esculturas y otros objetos artísticos-, la colección más grande que existe, y ahora trae una novedad: la posibilidad de hacerse un selfie con Dalí sujetando la cámara.

"Aunque hace 30 años que Dalí se fue, hemos utilizado la inteligencia artificial para traerlo de vuelta", explica Nathan Siple, director técnico del museo. Mediante un estudio y selección de fotografías del pintor en vida, se ha estudiado cada movimiento de ojos, de boca y cada gesto para hacer que el holograma de Dalí sea Dalí. No se trata de maquillaje ni de un actor con rostro parecido, sino de la reproducción más realista que se ha hecho del artista gracias a la tecnología. Una oportunidad para que los visitantes del museo, tras disfrutar de sus cuadros, se acerquen a él de una manera más directa y pasional.

Vestido de chaqueta, corbata y sujetando su bastón, esta experiencia también ha reproducido su voz. Con un marcado acento, el pintor repite sus frases más célebres, gasta bromas al público y alardea de su ego, hasta que al final viene la sorpresa: "Antes de que se vaya, ¿se haría una foto conmigo?". Entonces: saca su teléfono móvil, se da la vuelta y "click": un selfie con Dalí en el primer plano. Además, según explica el director del museo, Hank Hine, esta experiencia cuenta con 190.512 combinaciones, de manera que ninguna fotografía va a ser igual que muchas de las anteriores.

La tecnología se está haciendo con el arte. No llegará a repetir obras con la misma calidad que le dio el pintor en su momento, como "La presencia de la memoria"o "El gran masturbador", pero sí es capaz de darles vida gracias a la realidad virtual. El Museo Dalí, además, cuenta con otros proyectos para que su centro sea cada vez más virtual: el próximo 15 de junio, con un teléfono móvil, el visitante podrá alcanzar una mayor comprensión de la obra de Dalí gracias a imágenes y gráficos aumentados que acompañarán las obras.

Cada vez el surrealismo que desarrolló Dalí se convierte en más realista gracias a estos proyectos virtuales. Los genios no deberían morir, así lo dijo una vez y así lo transmite antes de hacerse el selfie con su público: "Yo no creo en mi muerte, ¿y usted?".