Cine

«Remember me»: Acuérdate de recordarme

Bruce Dern se cuela en una residencia para recuperar a su amor, enferma de Alzhéimer.

«Remember me»
«Remember me»

Bruce Dern se cuela en una residencia para recuperar a su amor, enferma de Alzhéimer.

Bruce Dern, el gran Elia Kazan le vaticinó un éxito tardío. Y así fue. A pesar de iniciarse muy joven en el cine (llegando incluso a trabajar con Hitchcock y «matar» a John Wayne en un filme), papeles más recientes como «Nebraska» han logrado su consagración absoluta. A sus 83 años, sigue en la brecha y, para Martín Rosete, contar con él como protagonista de «Remember Me» ha sido todo un lujo, pero a la vez una experiencia potente y difícil de digerir dadas las condiciones especiales de un actor famoso por su gusto por la improvisación: «Nunca he visto a un intérprete trabajar así –afirma Rosete, que dirige su segundo largometraje–. Es un potro desbocado, difícil de controlar».

Dern es Claude en esta corpodución estadounidense y española, un jubilado que descubre que el gran amor de su vida, una actriz de teatro con la que él, crítico del mismo medio, tuvo un romance imposible años atrás, vive en una residencia de ancianos con alzhéimer. A partir de entonces concibe la absurda y romántica idea de hacerse pasar por enfermo de este mal y alumbrar la memoria sentimental de Lillian.

Para Rosete, la vejez y esta enfermedad son temas que le tocan de cerca, así que cuando tuvo entre las manos el guión de Rafael Russo, decidió que debía rodarlo: «Me crié con mis abuelos y mi abuela acabó teniendo alzhéimer», señala este realizador, que a renglón seguido añade que el «cine presta poca atención a los mayores, cuyos papeles suelen ser decorativos, mientras que se centra mucho en historias para adolescentes».

Sin lágrimas

A pesar de la enfermedad que sobrevuela el filme, el realizador, mantiene, ha querido hacer una «comedia romántica con este mal como telón, mostrando respeto por el alzhéimer, pero presentando una película blanca, sin caer en los topicos lacrimógenos». Por eso, «Remember Me», que se desarrolla en buena medida en una residencia que se creó a partir de un hotel en Navarra, juega con la ternura y el humor, en especial en los toma y daca de Bruce Dern y Brian Cox, que interpreta al amigo del alma de Claude, su compinche descreído en la aventura que emprende este anciano enamorado de una mujer que ya no recuerda nada.

Rosete lleva 12 años residiendo en Nueva York, donde recaló tras la concesión de una beca. Aunque la cinta está rodada en inglés, el 90 por ciento de la misma se ha rodado en España, en Madrid y en Navarra. Los españoles Verónica Forqué y Jesús Vidal tienen sendos papeles. En cuanto al protagonista de «Campeones», Rosete afirma haber caído prendado de este actor tras ver la cinta de Fesser: «Me fascinó Jesús como actor y como persona, es un tipo interesantísimo».