Isabel Coixet, gran vencedora de la gala de los Premios Goya 2018

La cinta vasca «Handia» consiguió un paso de gigante y diez goyas.

La realizadora Isabel Coixet tras recibir el premio a la "Mejor dirección"por su trabajo "La librería"

«La librería», de la directora catalana, se llevó los principales galardones y la cinta vasca «Handia» consiguió diez goyas.

Es la historia de una mujer delicada pero fuerte, a contracorriente del pensamiento único, con iniciativa, soñadora y práctica al mismo tiempo. ¿Un modelo a seguir? Probablemente. Así es la protagonista de «La librería», la cinta que ayer se hizo con el Goya a mejor película en la gala en que las mujeres reclamaron la «igualdad real» en la profesión. Su directora: Isabel Coixet. Este premio, al que se suma el de mejor directora y guión adaptado, le llega, además, en un año complicado por culpa del «procés». La barcelonesa no ha tenido reparos en criticar la deriva independentista y el arrinconamiento del castellano en Cataluña y una parte de sus coterráneos se lo han pagado con insultos. Ayer, Coixet, se acordó de los suyos, su madre y su hija, y de Emily Mortimer, la protagonista de su cinta, rodada en inglés.

Solo Coixet evitó que «Handia», la cinta vasca y en euskera, hiciera pleno con sus nominaciones: de las 13 que tenía se quedó en 10. Fue la otra gran ganadora y catapulta a sus directores, Jon Garaño y Aitor Arregi, tras el maravilloso pero pequeño debut de «Loreak». El otro nombre propio femenino de la gala fue el de Carla Simón. Su película, «Verano 1993», venía avisando desde que ganara el premio a mejor ópera prima en Berlín hace un año. Su debut luminoso, tan duro como entrañable, tan triste como esperanzador, se quedó sin los premios más importantes, pero la voz de Simón resonó al recoger el galardón a mejor dirección novel.

Simón es desde ya una de esas esperanzas que se conjugan en femenino, una estrella que emerge precisamente en los Goya más feministas que se recuerdan, donde las mujeres clamaron contra la «invisibilización» en el cine. Y es que, recuerdan, no cuentan en la dirección (solo un 7% de las cintas las dirigen ellas), ni en la cadena de producción ni en el cariz de las historias que narra nuestra cinematografía. Aunque «somos la mitad del mundo y la mitad de la imaginación», clamaron Leticia Dolera y Paula Ortiz. Por eso ayer las mujeres dijeron basta con 1.800 abanicos rojos con el hashtag #masmujeres y proclamas antes todos los micrófonos: los de la alfombra roja y los de la propia ceremonia, que tuvo lugar en el hotel Marriott Auditorium de Madrid. «Que el cine sea de verdad un arte libre donde actores y actrices trabajemos en igualdad», pidió Adelfa Calvo (Goya a actriz revelación). Para otra mujer, Nathalie Poza, que le arrebató el galardón de mejor actriz a Penélope Cruz, entre otras, el cine puede ser una tabla de salvación para las mujeres: «No sé si cambiaremos el mundo, pero a mí me salvó la vida».

Los presentadores, Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla fueron las cabezas visibles de un espectáculo dirigido, guionizado y producido por hombres en el que aquellos de «la noche de las mujeres» se quedó más en lo testimonial que en las cifras reales: solo un 27% de mujeres estaban nominadas a premio, y, en el cómputo final, únicamente 10 lograron un galardón frente a 17 hombres.

Después de la experiencia del año pasado (unos Goya inusualmente tranquilos), ayer el cine español volvió a mostrar su rostro combativo, pero en este caso el enemigo está dentro, una industria desigual que, a pesar de ser considerado un entorno progresista, no refleja la igualdad de género. Los famosos abanicos se hicieron esperar, pues el colectivo de mujeres cineastas CIMA los distribuyó ya dentro del auditorio en vez de en la alfombra roja. También la Academia de Cine quiso escenificar las ansias de paridad que tamizaron toda la gala instituyendo el mismo número de hombres y mujeres para entregar los premios de las 28 categorías.

El humor de Joaquín Reyes y Ernesto Sevilla añadió un toque canalla a la gala. Se autoproclamaban «los primeros presentadores de Albacete» de la historia. ¿Os asustan las redes sociales?, les preguntaba la Prensa en la alfombra roja. «Nos asusta Kevin Spacey», regateó Ernesto Sevilla. ¿La receta de una buena gala? «Láudano». Genio y figura, a pesar de que el formato no hiciera justicia a estos monologuistas que no parecían hacerse al dinamismo que requiere este tipo de galas. Marisa Paredes recibió el Goya de Honor a una larga carrera en la que destacan títulos como «Tacones lejanos», tomando el testigo de otra mujer, Ana Belén, que el año pasado recogió este mismo galardón que ha recaído en 6 mujeres en 32 ediciones. «He tenido la fortuna de que muchos directores confiaran en mí y ellos han tenido la suerte de que yo confiara en ellos», dijo. La intérprete recordó 15 años después aquel «discurso conflictivo» del «No a la guerra»: «Hoy lo volvería a repetir», aseguró. También hubo recuerdos para Reyes Abades, gloria de los efectos especiales, nominado por «Oro» y «En zona hostil», aplaudido a rabiar en la sección de «in memoriam».

Listado completo de los premiados en la 32 edición de los Premios Goya

MEJOR ACTOR REVELACIÓN: Eneko Sagardoy, por "Handia".

MEJOR DISEÑO DE VESTUARIO: Saioa Lara, por "Handia".

MEJOR MONTAJE: Laurent Dufreche y Raúl López, por "Handia".

MEJOR CORTOMETRAJE DE ANIMACIÓN: Woody & Woody", de Jaume Carrió.

MEJOR CORTOMETRAJE DOCUMENTAL: "Los desheredados", de Laura Ferrés

MEJOR CORTOMETRAJE DE FICCIÓN: "Madre", de Rodrigo Sorogoyen.

MEJOR DIRECCIÓN NOVEL: Carla Simón, por "Verano 1993".

GOYA DE HONOR: Marisa Paredes.

MEJOR SONIDO: Aitor Berenguer, Gabriel Gutiérrez y Nicolás de Poulpiquet, por "Verónica".

MEJOR DIRECCIÓN DE PRODUCCIÓN: Ander Sistiaga, por "Handia".

MEJOR DIRECCIÓN ARTÍSTICA:Mikel Serrano, por "Handia".

MEJOR DIRECCIÓN DE FOTOGRAFÍA: Javier Agirre Erauso, por "Handia".

MEJOR MAQUILLAJE Y PELUQUERÍA: Ainhoa Eskisabel, Olga Cruz y Gorka Aguirre, por "Handia".

MEJORES EFECTOS ESPECIALES: Jon Serrano y David Heras, por "Handia".

MEJOR ACTRIZ REVELACIÓN: Bruna Cusí, por "Verano 1993".

MEJOR GUIÓN ORIGINAL: Aitor Arregi, Andoni de Carlos, Jon Garaño y Jose Mari Goneaga, por "Handia".

MEJOR GUIÓN ADAPTADO: Isabel Coixet, por "La librería".

MEJOR CANCIÓN ORIGINAL: "La llamada", de José Miguel Conejo Torres (Leiva), por "La llamada".

MEJOR MÚSICA ORIGINAL: Pascal Gaigne, por "Handia".

MEJOR ACTOR DE REPARTO: David Verdaguer, por "Verano 1993".

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO: Adelfa Calvo, por "El autor".

MEJOR PELÍCULA IBEROAMERICANA: "Una mujer fantástica", de Sebastián Lelio (Chile)

MEJOR PELÍCULA EUROPEA: "The Square", de Rubén Óstlund (Suecia).

MEJOR ACTOR PROTAGONISTA:Javier Gutiérrez, por "El autor".

MEJOR PELÍCULA DE ANIMACIÓN:"Tadeo Jones 2. El secreto del Rey Midas"

MEJOR PELÍCULA DOCUMENTAL:"Muchos hijos, un mono y un castillo".

MEJOR ACTRIZ PROTAGONISTA: Nathalie Poza, por "No sé decir adiós".

MEJOR DIRECCIÓN: Isabel Coixet, por "La librería".

MEJOR PELÍCULA: "La librería".