Teatro

El Liceo busca que declaren ilegal y abusiva la huelga que convocan los trabajadores

Roger Guasch, su director general, afirma que el comité de empresa no quiere negociar y que la iniciativa llega en el peor momento para la institución

El montaje de Terry Gillian de «Benvenutto Cellini» está en entredicho
El montaje de Terry Gillian de «Benvenutto Cellini» está en entredicho

Roger Guasch, su director general, afirma que el comité de empresa no quiere negociar y que la iniciativa llega en el peor momento para la institución

«Perder dos millones de euros equivale a que el próximo mes no podamos pagar las nóminas y entonces tendremos otra huelga sobre la mesa». Así de rotundo se mostró ayer Roger Guasch, director general del Gran Teatro del Liceo, que quiso dar la versión de la empresa respecto a la huelga de dos horas convocada por el comité a partir del 8 de noviembre y que impediría, entre otras cosas, la programación de la ópera «Benvenutto Cellini», con dirección escénica de Terry Gillian y el concierto de Riccardo Muti. Entre la devolución de entradas y el pago de indemnizaciones, el teatro contabiliza una pérdida directa de dos millones de euros, por no hablar del problema de imagen de la institución. «La huelga llega en el peor momento posible, cuando empezábamos a coger aure y recuperar la confianza de mecenas, que siempre quieren estabilidad para no dañar su imagen», señaló el director general.

Según Guasch, desde el comité de empresa están obcecados en realizar la huelga y se niegan a negociar. Por ello, el viernes pasado se presentó en el juzgado una demanda para que declaren ilegal la huelga por estar convocada por motivos falsos y desproporcionados. El problema reside en el acuerdo firmado en 2014 en el que los trabajadores aceptaban perder una paga extra para recuperarla y cobrar lo retenido a partir de la temporada 2017/2018. Los trabajadores aducen que el texto hablaba de un máximo de dos pagas extra perdidas, algo que, según los documentos presentados, no es real. «Desde entonces, hemos hecho contraofertas, estamos dispuestos a revisar el acuerdo que ya alcanzamos, pero cada propuesta que lanzamos recibe inmediatamente un no», afirmó Guasch.

Desde la dirección del Liceo ya se ha pedido la mediación de la Generalitat y estarían dispuestos a un arbitraje, que fuese una autoridad externa quien aclarase el tema, «pero para ello las dos partes han de pedirlo, y desde el comité no quieren», recordó Guasch.

El Liceo viene de una época negra, «en la que llegamos al extremo de que Juan Diego Flórez se negaba a salir al escenario si no le pagábamos lo que habíamos acordado». La situación actual, según Guasch, había conseguido recuperar «el prestigio internacional» y que esta nueva huelga «lleva a toda la institución al desastre».

Nueva reunión el viernes

El próximo viernes está prevista una nueva reunión entre comité y dirección. Aunque los trabajadores dicen estar «dispuestos a negociar», no piensan desconvocar la huelga «hasta que no se solucionen las pagas extra impagadas». Con esta medida, el comité de empresa pretende reivindicar la paga extra de verano, que no cobran desde el año 2013 por los problemas económicos de la institución. Para los trabajadores, la situación económica ha mejorado y quieren recuperar ya sus pagas extra.