Teatro

Los lenguajes del teatro

El 15 de noviembre comienza la 37ª edición del Festival de Otoño, con Milo Rau y Maja Kleczckeswka como cabezas de cartel.

La obra que presenta Milo Rau en el Festival de Otoño, «Orestes in Mosul» es uno de los grandes reclamos del cartel. Foto: Festival de otoño
La obra que presenta Milo Rau en el Festival de Otoño, «Orestes in Mosul» es uno de los grandes reclamos del cartel. Foto: Festival de otoño

El 15 de noviembre comienza la 37ª edición del Festival de Otoño, con Milo Rau y Maja Kleczckeswka como cabezas de cartel.

Nada menos que 27 propuestas escénicas, concebidas en estilos diversos, y abordando temas muy variados podrán verse en Madrid este mes en apenas 15 días. Esa es la duración del Festival de Otoño, que este año cumple su 37ª edición y que se va a desarrollar en distintas salas y escenarios de toda la Comunidad. Un festival dirigido por Carlota Ferrer que conjuga la exhibición de propuestas internacionales con la creación española y que trata de atender la pluralidad de lenguajes que domina el arte dramático más contemporáneo, y que abarca desde el teatro de texto a la danza pasando por la performance, el teatro visual, las instalaciones escénicas o cinematográficas, la música y el teatro documental.

En todo ese sugerente maremágnum de estilos y propuestas que constituye el cartel, uno de los grandes reclamos este año es el nombre de Milo Rau, que viene a Madrid con «Orestes in Mosul». El controvertido y aclamado director suizo ha querido trazar en este espectáculo un paralelismo entre la antigua Troya y el Mosul de nuestros días; entre el sacrificio de Ifigenia a manos de su propio padre, Agamenón, y las mujeres, niños, homosexuales y civiles en general que fueron masacrados por los combatientes del Estado Islámico.

Teatro español y europeo

También hay una creciente expectación entre el público más atento al panorama teatral europeo por la llegada a nuestro país, por primera vez, de Maja Kleczckeswka. La aplaudida directora polaca, ganadora del León de Plata de la Bienal de Venecia en 2017, pondrá en pie «Under the influence». La pieza, basada en el filme de John Cassavetes «Una mujer bajo la influencia», trata sobre el desequilibrio mental y sobre la alienación a la que está sometido el individuo en la sociedad contemporánea. El español Julián Fuentes Reta, por su parte, vuelve a recurrir al brillante dramaturgo australiano Andrew Bovell en «Las cosas que sé que son verdad», un análisis exhaustivo de las relaciones humanas en el seno familiar. Las cuatro estaciones del año marcan el desarrollo dramático de esta historia protagonizada por Verónica Forqué en la que los personajes tratan de buscarse a sí mismos.

El argentino Claudio Tolcachir y su conocida compañía Timbre 4 presentan este año en el festival «Próximo», una reflexión con texto del propio Tolcachir acerca del amor, la distancia geográfica y la soledad. Lautaro Perotti y Santi Marín son los protagonistas de esta historia sobre dos hombres separados por miles de kilómetros que se han conocido por internet y cuya relación termina siendo el único anclaje al mundo de cada uno de ellos. En «Réquiem por L.», el coreógrafo y director Alain Platel y el músico Fabrizio Casol indagan en la muerte y en los ritos funerarios a partir de la grabación real de los últimos días de vida de una activa defensora de la eutanasia. Por último, destaca también el nuevo trabajo del tándem formado por la directora y dramaturga María Fernández Ache y el reputado actor británico Will Keen. «The things beyond: la conferencia de Poeta en Nueva York» es una aproximación, en este año de conmemoraciones lorquianas, a la experiencia del escritor granadino durante su estancia en la Gran Manzana.