Tom Clancy, el suspense se acabó

El novelista Tom Clancy en una imagen e archivo
El novelista Tom Clancy en una imagen e archivo

Acaba de morir en Baltimore, ciudad donde nació en 1946, el renovador de la novela de espionaje en los años 80. Durante las tres últimas décadas del siglo XX, Tom Clancy fue el verdadero maestro del «thriller» político moderno. Sus trepidantes aventuras de espías norteamericanos de la CIA enfrentados al KGB ruso se anticiparon al derrumbe del muro de Berlín y a la caída de la Unión Soviética, como presagia en su primer «best-seller», «La caza del octubre rojo» (1984).

Con el fin de la Guerra Fría, se dio paso a un nuevo escenario político y dos nuevos enemigos: el terrorismo internacional y los narcotraficantes. Ellos fueron los nuevos archienemigos de los héroes de las novelas de intriga internacional de Tom Clancy, protagonizadas por Jack Ryan.

Un detallado arsenal

Es relevante destacar la genialidad visionaria de Tom Clancy. Cuando ocurrió el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, se puso en evidencia que esa acción terrorista ya estaba descrita con pelos y señales en el ataque de un avión comercial, secuestrado por terroristas, contra el Capitolio. «Deuda de honor» (1994), publicado siete años antes del 11-S, presagiaba aquel atentado. De la misma forma que «Op-Center: equilibrio de poder» (1995), en la que todo parecía un desvarío paranoico de Clancy, la unión de la banda terroristas ETA con nacionalistas catalanes y una potencia extranjera vecina para dar jaque mate al estado español, fue recordada tras los atentados del 11-M de Madrid como premonitoria.

Además de visionario y creador de tramas en apariencia delirantes, Tom Clancy fue el mejor cultivador del «techno-thriller» militar. En cada una de sus novelas incorporaba una detallada información técnica de las armas más novedosas salidas del almacén norteamericano. En su primera novela, «La caza del octubre rojo», pormenorizaba el sofisticado armamento de un submarino nuclear ruso, y lo hacía de forma tan precisa que fue acusado por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos de utilizar material clasificado. El submarino ruso de la clase «Typhoon» iba equipado con un sistema de propulsión magnetohidrodinámica, que lo hacía invisible al sonar el enemigo.

En «El cardenal del Kremlin» (1988), describía milimétricamente un laser anti-satélite y los misiles de defensa SDI (Iniciativa de Defensa Estratégica) utilizados en la guerra soviética de Afganistán, por entonces un secreto militar. Pero la realidad era mucho más prosaica. A Tom Clancy le encantaba leer sobre artilugios nucleares y armas de fuego, charlar con los militares y sonsacarles sobre el nuevo armamento que prepara la inteligencia militar.

En esta novela, aparece por primera vez el analista de la CIA Jack Ryan, personaje protagonista de sus más populares novelas de aventuras y espionaje: «Juego de patriotas» (1987) y la secuela de «La caza del octubre rojo», «Peligro inminente» (1989), primera de las aventuras de Jack Ryan contra el narcotráfico colombiano, en la que se encuentra con otro de sus populares personajes, el agente John Clark, protagonista de «Tormenta roja» (1986). Quince fueron los títulos protagonizados por Jack Ryan y tres son, hasta la fecha, los actores que lo han interpretado en el cine. El primer Jack Ryan fue Alec Baldwin en «La caza del octubre Rojo», junto a Sean Connery. Pero fue Harrison Ford quien le dio el tono irónico y el físico perfecto como protagonista de dos de sus más conocidas novelas: «Juego de patriotas» (1992) y «Peligro inminente» (1994). El último ha sido Ben Affleck en «Pánico nuclear» (2002), y está en proceso de postproducción «Jack Ryan: Shadow One», interpretada por Chris Pine, el nuevo comandante Kirk de «Star Treck: en la oscuridad»(2013).

En el despacho oval

A partir de «Deuda de honor», publicada en 1994, Jack Ryan se convierte en presidente de los Estados Unidos y propone nuevas formas de llevar a cabo una política liberal, como su admirado Ronald Reagan: reforma fiscal, impuestos planos y lucha denodada contra el narcotráfico. Para Ryan, los problemas no han hecho más que empezar. En «Órdenes ejecutivas», Jack Ryan sobrevive a un atentado y supera un ataque biológico al país. Pero es en «Los dientes del tigre» (2003) cuando le sucede su hijo Jack Ryan Jr. A partir de 1995, Tom Clancy dio comienzo a una de sus más populares sagas: «Op-Center», ideada por el autor pero escrita por Jeff Rovin. En la tercera novela, hace referencia al concepto de «Net Force», utilizado como título de otra de sus sagas, escrita por Steve Perry y posteriormente coescrita con Larry Segriff.

Es entonces cuando Tom Clancy se convierte en una franquicia literaria especializada en videojuegos. Con «Rainbow Six», escribe una novela protagonizada por John Clark y su unidad de élite multinacional y antiterrorista «Rainbow», que combate el eco-terrorismo, convertida al mismo tiempo en el videojuego: «Tom Clancy: Rainbow Six» producido por la compañía Red Storm, de la que el autor era copropietario. La saga sigue en la actualidad, coproducida por la compañía francesa Ubisoft. Dentro del estilo de juegos de acción táctica, «Ghost Recon», ha tenido numerosas expansiones para PC y PlayStation 2, como «Splinter Cell» y el simulador de combate aéreo «High Altitude Warfare eXperimental squadron». La vida literaria de Tom Clancy ha sido una sucesión de éxitos, con ventas millonarias de libros en todo el mundo. Con su primera novela ganó 1,3 millones de dólares y suscribió un contrato de 3 millones por sus tres siguientes novelas. Solamente con los derechos de la serie «Op-Center», escrita por Jeff Robin, Clancy recaudó 97 millones.

El autor escribió más de cien libros, no sólo novelas de acción y thrillers militares, de los cuales diecisiete de ellos fueron número uno en las listas de «best-sellers» del «New York Times». Su última novela, «Command Authority», será publicada el próximo diciembre.