Total libertad para Julião Sarmento

«El peso de un gesto» llega al CaixaForum de Madrid para exponer una selección de obras comisariadas por el artista portugués

Juan Muñoz, Waste Land, 1986. Colección “la Caixa” de Arte Contemporáneo © Juan Muñoz, Vegap, Barcelona, 2015
Juan Muñoz, Waste Land, 1986. Colección “la Caixa” de Arte Contemporáneo © Juan Muñoz, Vegap, Barcelona, 2015

«El peso de un gesto» llega al CaixaForum de Madrid para exponer una selección de obras comisariadas por el artista portugués

No hay otro sentido que el que Julião Sarmento (Lisboa, 1948). Su percepción es la encargada de hacer que todas las obras dialoguen entre sí. Cada una fue imaginada individualmente, en diferentes épocas y lugares. Y por diferentes autores. «Ahora son como los órganos de un cuerpo –comenta el artista portugués, comisario de la muestra–, no pueden vivir separadas». Sólo su sensibilidad explica la unión bajo un mismo techo, el del CaixaForum de Madrid, de las colecciones de la Fundación Bancaria la Caixa, del Macba (Museu d’Art Contemporani de Barcelona) y de la Fundação Calouste Gulbenkian. Como ya se hiciera en febrero en la Ciudad Condal, pero en una segunda versión, como comentó Sarmento durante la presentación: «Aprovechando que son espacios y situaciones diferentes teníamos la ocasión de hacer una exposición totalmente nueva». Una selección distinta a la que ya hiciera el artista entonces entres las miles de piezas que reúnen las tres instituciones.

«El peso de un gesto» –del 22 de junio al 18 de septiembre– reúne 29 piezas de todo tipo. De 19 artistas diferentes. De las fotografías de grafitis de Brassaï de los años cincuenta, «como forma de poner en evidencia que el arte es herida, marca, rastro, un signo que está por todas partes, que hay que interrogar e interpretar»; a una pintura de 1878 como «Retrato de Henri Michel-Levy», de Edgar Degas, para «poner de relive que, por encima de la materialidad de las obras, está el gesto creativo», explican desde Obra Social la Caixa.

Cuadros, esculturas, proyecciones, instalaciones, luminosos... Expresiones artísticas elegidas con el único patrón de la libertad. «Sin mirar la procedencia, o si cogía diez de aquí y tres de allí». Juan Muñoz, Gerhard Richter, Rita McBride, Thomas Schütte, James Coleman y Christopher Williams, entre otros, se dan cita en la selección de un Sarmento que, como lleva haciendo desde sus inicios en los años setenta, se caracteriza por un lenguaje múltiple. Igual se pueden ver a artistas portugueses consagrados, como João Onofre, que a otros menos conocidos por el gran público como Gabriel Abrantes o António Areal. Del arte conceptual a la abstracción o del cine en super-8 a la pintura. La libertad del trabajo de Sarmento de siempre concentrado en la reunión de estas obras en las que el lisboeta se fija en el «gesto artístico». Sin mirar materiales o soportes.

Sarmento ha querido resaltar el «peso» de cada una de estas piezas, de donde la exposición toma su nombre. «Una obra de obras» que no sigue ningún patrón cronológico, ni temático, ni estilístico. Simplemente sus sentimientos. «No es una exposición de trofeos de las mejores obras porque no existe eso de mejor y peor. Cada una tiene su propia identidad. Y aquí, juntas, pueden funcionar entre sí», apunta Sarmento.