Wert destaca la proximidad de Goytisolo con Cervantes como escritor y como hombre

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha destacado hoy la proximidad de Juan Goytisolo con Cervantes, tanto del escritor como del hombre, y cómo ambos recurrieron a la ironía "para hacer decible lo que el poder arbitrariamente marcaba como indecible". En su discurso durante la ceremonia en la que Felipe VI ha entregado, por primera vez como monarca, el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes 2014 a Juan Goytisolo, Wert ha recordado a don Juan Carlos y Doña Sofía, con cuyo reinado, ha dicho, este prestigioso galardón vio la luz.

Según el ministro, mientras que en otras ocasiones hay "que buscar y a veces hasta inventar el vínculo cervantino del galardonado", en esta edición ha sido fácil porque para Juan Goytisolo, según sus propias palabras, "su patria es el español y su nacionalidad es la cervantina".

Tras explicar la trayectoria del galardonado, el ministro ha indicado que Goytisolo no sólo se ha acercado a Cervantes como crítico y ensayista (por ejemplo en la "Lectura cervantina de Tres tristes tigres"o en el conjunto de ensayos "El universo de La Mancha") sino también como creador.

La prosa de Goytisolo, ha señalado Wert, se mueve en el territorio cervantino, caracterizado por la ironía, la ambigüedad, "la mezcla irreverente de géneros y personajes de diferentes mundos textuales, y la sugerencia de espacios de libertad en contextos adversos".

En palabras del propio premiado, Goytisolo "cervantea", ha indicado el ministro, y "gusta de yuxtaponer varios géneros literarios"y emplea formas narrativas "innovadoras", sobre todo en cuanto a las relaciones entre autor, personajes, voces y lector.

"Como Cervantes, Goytisolo y buena parte de su generación han conocido formas varias del exilio: el exilio físico, el exilio interior, pero sobre todo, esa particular forma de exilio tan dolorosa al creador que es la mutilación o aun peor la automutilación de la obra", ha dicho Wert.

También ha recalcado que ambos comparten su conocimiento del complejo mundo del norte de África y del islam y se ha referido a la fascinación del premiado por el mundo árabe, cuya lengua domina, y a su decisión de fijar su residencia en Marraquech en 1996.

De hecho, ha subrayado, una de las constantes en su obra -tanto literaria como ensayística- es la relación entre el mundo árabe y Occidente.

Además, el ministro de Educación, Cultura y Deporte ha recalcado la relación de Juan Goytisolo con América y con los autores de lo que entonces se llamaba "nueva novela latinoamericana", con los que le unían afinidades políticas y literarias, de tal forma que muchos le consideran "miembro de honor"del boom latinoamericano.