Yunke: "Me gustaría lograr un gobierno por arte de magia"

Presenta HANGAR 52, un espectáculo de grandes ilusiones y efectos especiales creado íntegramente por él que podrá verse en Madrid desde el 5 de diciembre.

Foto: Cipriano Pastrano
Foto: Cipriano Pastrano

Presenta HANGAR 52, un espectáculo de grandes ilusiones y efectos especiales creado íntegramente por él que podrá verse en Madrid desde el 5 de diciembre.

Esto no va de sacar conejos de la chistera. Ni de cortar cuerpos humanos por la mitad. HANGAR 52 resalta por su espectacular producción, al nivel de las grandes citas de Broadway o Las Vegas. Más de una veintena de grandes ilusiones se conjugan con efectos especiales que custodian desde secretos nunca antes desvelados de Leonardo da Vinci hasta experimentos de teletransportación de la NASA, pasando por puertas interestelares hacia el antiguo Egipto, rituales de los guerreros de la Gran Muralla china o aviones desaparecidos en la segunda Guerra Mundial. Se trata, a fin de cuentas, de un inédito espectáculo creado íntegramente por el Mago Yunke. Organizado en colaboración con IFEMA, podrá verse en Madrid desde el 5 de diciembre hasta el 12 de enero.

–Dicen que es el mayor espectáculo nunca visto en España...

–Sí, por la cantidad de ilusiones y de efectos que pueden verse en el «show». En total son más de 20, de mucho impacto y volumen. Eso lo diferencia de otros, al margen de la parte de creatividad. Porque la magia de este espectáculo no se ha comprado en una tienda sino que está creada. Quizá muchos magos tengan que comprar las ilusiones. Yo me dedico a pensar y a fabricar trucos, tanto para mí como para otros artistas. Y eso hace que el resultado resulte muy original.

–¿Cómo ser mago sin perder la cabeza?

–(Risas) Es difícil, eh. Porque este mundo te apresa. A mí me atrapó cuando era un niño y sigo perdiendo la cabeza por la magia, desde muy pequeño, además.

–¿El mago nace o se hace?

–Nace, porque es su pasión, y a medida que pasa el tiempo, con los conocimientos que va adquiriendo, se va haciendo.

–Fuera de los escenarios, ¿se deja de ser mago?

–No, el mago es mago las 24 horas al día, hasta cuando duerme. No es un trabajo, sino una pasión. Y es que continuamente estamos pensando en efectos, en cómo mejorar algo que vemos para terminar llevándolo a nuestro terreno , ya sea una película, una canción, un cuadro...

–¿Qué diferencia al Mago Yunke del resto?

–La creatividad. Me crié en un taller y desde muy pequeño empecé a crearme mis propias cosas. De ahí que me distinga por la originalidad y la facilidad que tengo para inventar cosas donde no las hay.

–Elija un superpoder...

–El de curar enfermedades. Por arte de magia también me gustaría lograr un Gobierno para este país, en el que vamos como títeres sin cabeza, y hacer desaparecer a los terroristas.

–¿A dónde se teletransportaría?

–A un lugar tranquilo para tener paz interior. A Formentera, por ejemplo.

–Como ilusionista, ¿a usted qué le ilusiona?

–La cara de satisfacción del público.

–¿La magia existe?

–Por supuesto. La magia es lo que te siente bien, te sorprenda y te haga feliz. Es un arte escénico. Los magos no tenemos ningún poder especial, pero sí disponemos de unas técnicas que nos permiten convertir en realidad cosas aparentemente imposibles.

–¿Cuánto hay que entrenarlas?

–Todos los días y durante muchísimo tiempo. No puedo decirte las horas exactas, porque en realidad siempre estoy pensando en magia. Pero le dedicaré unas 16 horas diarias.

–¿Sus trucos tienen precio?

–Mis trucos propios no tienen precio, pero sí mucho valor. Son muy personales. En algún momento los cederé a otro mago para que los haga, pero ahora no.

–Los usa para ganarse la vida. ¿Y para qué más?

–Para conocer a gente, para sorprender, para arrancar sonrisas... La magia es una herramienta que utilizo a diario como elemento de cercanía. Porque gracias a ella en menos de un minuto puedes tener contacto físico con otra persona, tocarle la mano, hacerle coger una carta... Y ese contacto permite una comunicación que es difícil tener con otro tipo de arte.

–¿Y para ligar?

–¡También! (risas). El que diga que no ha usado la magia alguna vez para ligar miente.

–En junio de 2018 se alzó con el Premio al Mejor Mago de Grandes Ilusiones en el campeonato mundial de Magia FISM, celebrado en Corea. ¿Se siente usted el mejor mago del mundo?

–En cualquier arte, decir que eres el mejor resulta absurdo. ¿Quién es el mejor pintor que ha habido? Pues depende del gusto de cada uno. Ser el campeón del mundo y que los propios compañeros valoren tu trabajo es muy importante, pero no significa que sea el mejor.