Fútbol

Fútbol

Tira tira: La plaga de lesiones y el virus del miedo

Soccer: La Liga - At Madrid v Granada
08/02/2020 ONLY FOR USE IN SPAINOscar J. Barroso / AFP7 / Europa PressOscar J. Barroso / AFP7 / Europa

Esos tres puntos de sutura ante el Granada que sacaron adelante entre Correa (el chico que iba a salir del club a principios de temporada para que viniera Rodrigo el del Valencia) y el de siempre (Oblak con otra parada para los altares), llegó con la historia de siempre. Buena salida del Atleti, esta vez con gol tempranero del argentino y luego… gaseosa. El equipo se difumina, se acobarda mental y físicamente, se echa atrás como un niño asustadizo, se acula en tablas durante todo el segundo tiempo, a sufrir y a acabar pidiendo la hora.

Esa paranoia

Esa especie de paranoia no hay manera de sacarla del vestuario, da igual que fuesen los clásicos veteranos de guerra del Cholo Simeone que se fueron el curso pasado o los nuevos que han llegado en este ejercicio. Y da lo mismo que jueguen los titulares o el plan B de suplentes por culpa de esa enorme e inquietante plaga de lesiones que asola un año más al equipo rojiblanco, que ésa es otra. Porque el sábado en el Metropolitano, y aparte del sancionado Felipe, no estaban por lesión Trippier, Arias, Giménez, Herrera, Joao, Morata y Diego Costa, y van más de 20 lesiones esta temporada, lo que obliga a pensar que puede llegarse a las ¡45! de la pasada campaña. «Houston, Cholo, profe Ortega, tenemos un problema». Otro virus. Como el del miedo táctico.

Correa: el dedo en la llaga

Hasta los jugadores han detectado la raíz del miedo, de ese echarse atrás como un equipo pobre, y no lo esconden porque me da que quieren liberarse de las cadenas. Un ejemplo del mismo sábado. Correa, uno de los héroes del partido y al que Soldado le hizo penalti: «Tras el gol nos fuimos echando atrás solos y tenemos que corregir eso porque nos perjudica. No sabemos por qué, pero es un error y hay que solucionarlo». Más claro, rojiblanco y en botella… Y ahora Valencia y Liverpool a la vista. Otra vez a rezar.