El Bayern y el final del modelo español

El triunfo del equipo alemán en la final de la Liga de Campeones ha enterrado, al menos de momento, el estilo que triunfó en el último decenio en España, representado por el Barcelona

Champions League - Final - Bayern Munich v Paris St Germain
Lewandowski posa con la Copa de Europa ganada al PSGMATTHEW CHILDSReuters

El fútbol ha cambiado. Los campeones aceleran el ritmo y el resto suele imitar a los campeones. «Es posible que cuando hay una tendencia muy importante, que ha sido ganadora, como la del Barcelona, su modelo y su forma de moverse salen formas de contraatacar, de contrarrestar o de combatir ese modelo. Ya lo hizo el año pasado el Liverpool, que es un equipo que ha creado tendencia, con transiciones rápidas, con jugadores muy veloces, bien preparado para transicionar y ocupar los espacios», explica Luis Milla, ex jugador del Barcelona y del Real Madrid y antiguo seleccionador sub'21.

El Bayern ha seguido ese camino abierto por Jurgen Klopp para ser campeón de Europa. «El Barcelona tiene un modelo que tiene que matizar, pero está claro que en la Champions los equipos han intentado correr, han intentado buscar pases hacia delante, especular poquito y creo que es bueno para el espectador que haya esa velocidad y esas transiciones», asegura Milla.

El Barcelona representa el modelo superado. La muestra es el 2-8 contra el Bayern de Múnich en los cuartos de final. «Lo que ha demostrado esta Champions es que en un equipo como el Barcelona, que no está en su mejor momento, si hay dos o tres jugadores que no trabajan sin balón no puede ir a ningún sitio. Lo vimos con el Bayern, que era un equipo que llegaba pletórico, que había salido campeón en su país, que había tenido tiempo para preparar la Champions, que tiene jugadores muy rápidos, un equipo que tiene un juego con mucho sentido, un equipo físico, rápido, que además presiona y va hacia delante», explica el primer mediocentro elegido por Cruyff para manejar el juego del Barcelona. «Si trabajas con siete u ocho jugadores sin balón no te llega para jugar a ese nivel», añade. «Estás obligado a equilibrar tu equipo y si no trabaja todo el mundo por lo menos en guardar la posición, colocarse bien, ayudar en todo momento... Si hay dos o tres jugadores en el equipo que no ayudan lo pagan», asegura Milla.

En el Bayern trabajan todos, desde arriba hasta abajo, cambian de posición y se complementan. No es un equipo rígido y, además, sus jugadores han llegado en un gran momento de forma. «Los dos finalistas llegaron en un buen momento, han tenido tiempo para preparar la Champions, para hacer el trabajo físico adecuado, son jugadores del máximo nivel. Creo que por ahí tienen mayor ventaja», analiza el técnico aragonés. «Quizá los españoles tienen menos tiempo para trabajar, el Barcelona no llegaba en su mejor momento, pero a mí me sorprendió el mal papel del Madrid en el partido de vuelta en Mánchester. Y el Atlético tampoco fue capaz de dar respuesta a lo que quería hacer el Leipzig, que era correr, presionar arriba y que no estuviera cómodo».

La Bundesliga fue la primera liga que se retomó después del confinamiento. Al Bayern le ha dado tiempo a descansar y a preparar la Liga de Campeones como si fuera el comienzo de una nueva temporada. Para el PSG, desde luego, lo es. La Liga francesa se suspendió en marzo por la pandemia y el mismo fin de semana en que el equipo parisiense jugaba la final de la Champions comenzaba la Liga 2020/21.

Pero lo extraño de esta temporada no hay que sacar conclusiones precipitadas sobre la muerte de un modelo y el triunfo de otro. Quizá sea sólo un ciclo o una moda. «Nada de fútbol moderno esto es el fútbol del pasado. Defensa en línea, achique de espacios hacia adelante, ‘‘pressing'‘, rotación, salida clara desde el fondo, amplitud de laterales, distraer por un lado para romper por el otro... el viejo y querido Fútbol Total de Rinus Michels», escribía en Twitter el antiguo preparador físico de Maradona. Fernando Signorini.