Un gran Bautista vence a Medvedev, el cinco del mundo, y en semis de Cincinnati se enfrenta a Djokovic

El castellonense remonta al ruso (1-6, 6-4 y 6-3), campeón en 2019, en un partido durísimo y el número uno, que va a más, no tuvo problemas ante Struff (6-3 y 6-1)

Roberto Bautista Agut
Bautista saca en su partido de cuartos contra MedvedevFrank Franklin IIAP

Un partido de esos de apretar los dientes y seguir, seguir y seguir. Ser paciente, pasar una pelota más, que la fallas tú, no yo. Perfecto para Roberto Bautista, pero también para el ruso Daniil Medvedev, el cinco del mundo y defensor del título en el Masters 1.000 de Cincinnati, aunque el torneo se juega esta vez en Nueva York para no cambiar de ciudad y disputar a partir del lunes el US Open. Dos hombres de hielo, dos rocas, pero sólo uno podía ganar, y fue Bautista (1-6, 6-4 y 6-3), que ya está en semifinales y espera allí al número uno del mundo, Novak Djokovic, que venció con comodidad al alemán Struff (6-3 y 6-1). Apenas quedan restos de sus problemas en el cuello.

Uno de los méritos de Roberto Bautista Agut fue resistir a un comienzo en el que su rival no tenía fallos. Con un poquito más de saque y restando todo, el ruso arrasó en el parcial inicial y comenzó el segundo con un 0-40. Empezar ese segundo set con un break hubiera sido un drama, pero el español aguantó. Y a partir de ahí arrancó otro partido. Cambió un poco de estrategia el castellonense, buscando un poco más la red y tirando mucho al centro para evitar el intercambio de revés a revés. También usó más el cortado. Se entró en una dinámica en la que ganar tu saque era como hacer un break. Se sucedían las roturas. Con cinco terminó Roberto, de once oportunidades; las mismas logró su oponente, pero dispuso de más opciones, hasta 20, lo que demuestra la garra que demostró Bautista, y la templanza en los puntos importantes. Hasta el último momento tuvo que luchar: sacaba con 5-3 y tenía 40-15, en el tercero. Dejó una volea en la red y perdió un punto largo. Dos opciones de partido desperdiciadas. Tuvo que salvar dos pelotas de break después y en el instante definitivo el juez de silla le pitó un “warning” por pérdida de tiempo en el servicio. No le vino mal en el fondo. Se tomó un respiro más el valenciano y con su saque a la zona de la “T”, directo, acabó con el campeón. Era el tercer “ace” en todo el partido. Llegó en el mejor momento posible.