Djokovic gana a Raonic la final de Cincinnati y alcanza a Nadal

El número uno volvió a remontar, como en semifinales ante Bautista (1-6, 6-3 y 6-4). Está empatado con el español a 35 Masters 1.000

La pelea que mantienen Nadal y Djokovic unas veces es cara a cara, en la pista, y otras en la distancia, contra la historia. En la batalla de los récords, el de «jugador con más Masters 1.000 ganados» están empatados ahora a 35. Rafa no acudió a Cincinnati y el serbio pudo con Raonic en la final, con otra remontada (1-6, 6-3 y 6-4), como hizo contra Roberto Bautista en la ronda anterior, en otra demostración de que su cabeza es más dura que la de ningún otro jugador. Contra «Nole», esté jugando bien, mal o regular, esté aparentemente cansado o no, lesionado o no, nunca hay que dar nada por hecho, no hay que darle por derrotado, porque a la mínima que le dejas te la lía.

Y Raonic pudo verse en varias ocasiones cerca de la victoria. El canadiense, con esa pinta de malote que se ha dejado: pelo largo, un poco más de peso, más suelto... Ha jugado una semana de tenis fantástica y contra el número uno empezó a ese nivel. Impecable con el servicio, como siempre, rápido de piernas, tirando fuerte con la derecha y haciendo daño con el revés paralelo. Supo sacar provecho además del único lunar que ha tenido estos días el serbio: con el saque se ha atorado a veces, con muchas dobles faltas, quizá motivadas por sus problemas en el cuello. Nole fue arrasado en el primer set, pero poco a poco se fue metiendo en el partido. Si no es en modo destrucción juega en modo supervivencia y mete mil bolas hasta que falla el oponente. A la primera opción de break, no tembló para igualar el choque.

Pero es que el tercer set empezó con un 2-0 de Raonic. “Ya lo tengo”, pudo pensar el canadiense. Sólo se trataba de mantener el saque, su mejor arma... Pero no. La alegría le duró poco. El serbio ganó tres juegos seguidos y lanzó un grito al cielo y a las gradas vacías. Lo volvió a hacer.

Con este triunfo, Djokovic puede presumir además no ya sólo de ser el único que ha ganado una vez todos los Masters 1.000 (a Nadal le faltan Miami y París-Bercy), es que tiene la colección entera al menos dos veces.

En este 2020, nadie ha podido derrotar al número uno del mundo. Son 23 victorias y ninguna derrota. Nada ha cambiado después del confinamiento.