Dos amigos menos para Messi

Luis Suárez y Arturo Vidal, íntimos de Leo, apuran sus días en el Camp Nou. El uruguayo apunta a la Juve y el chileno, al Inter de Milán. Se irán del Barça prácticamente gratis

Arturo Vidal cuelga unas fotos en Instagram con su cochazo y dando gracias a la vida. Luis Suárez se fue a jugar un partido de pádel con Messi y a compartir un asado. Así pasaron el día libre dos de los futbolistas que están en la rampa de salida del Barcelona. Les queda un año más de contrato y ellos no se han declarado en rebeldía, aunque no cuenten para Koeman. Fueron a las pruebas PCR el domingo y a los entrenamientos el lunes, el martes y el miércoles. Son dos de los grandes amigos de Leo Messi, un motivo más para que el argentino quiera marcharse y se sienta un poco fuera de lugar en lo que hasta no hace tanto era «su casa». Pero en el fútbol las palabras se las lleva el viento: Bartomeu dijo hace no tanto que Messi se había ganado el derecho a elegir cuándo marcharse, pero ahora se agarra al contrato; pero es que Messi también decía que el Barcelona sería su primera opción siempre que lo quisiera, que era el mejor club del mundo, allí tenía su vida... Y el Barça le quiere, pero él está dispuesto a marcharse.

La forma de actuar del club con Messi es la opuesta a la de sus compañeros Luis Suárez y Arturo Vidal. Con Leo hay firmeza: la cláusula, los 700 millones, o nada. Con el chileno y el uruguayo, al revés: se van a marchar prácticamente gratis. Son veteranos y sus contratos cumplen en 2021, por lo que era complicado sacar una cantidad alta por ellos. Tampoco ayuda la estrategia del club, que gritó a los cuatro vientos que no quería que siguieran, lo que da una pista a posibles compradores de la desesperación del club por deshacerse de ellos y automáticamente rebaja el precio. Luis Suárez lo tiene prácticamente hecho con la Juventus y el precio del traspaso sería simbólico. La «Gazetta Dello Sport» asegura que lo único que queda es un trámite para que el delantero legalice su pasaporte italiano, que tiene gracias a su esposa, y así no ocupe plaza de extracomunitario. Suárez llegó al Camp Nou en 2014 por la más que considerable cifra de 82 millones de euros y se marchará casi gratis, pero ha sido un futbolista rentabilizado con goles. Los 198 que ha conseguido en 283 partidos le sitúan como el tercer máximo anotador de la historia del club, con el lunar de que en la Champions, sobre todo como visitante, no ha sido muy productivo. Pero es leyenda del club y la despedida con una llamada que apenas duró un minutos desentonó un poco.

El destino de Arturo Vidal también parece la Serie A italiana, campeonato que en las últimas temporadas crece después de algunos años de depresión. El club le dará la libertad y el Inter de Milán lo está esperando para reforzar su centro del campo. El chileno llegó en 2018 y su traspaso no fue demasiado alto: 18 millones se euros. Nunca terminó de cuajar como titular, aunque su trabajo sí sirvió para que, por ejemplo, Quique Setién lo considerara indispensable. Tuvo varios problemas con el club y no ha dejado huella. Le van a dar la carta de libertad.

La operación salida está en marcha y no se va a sacar mucho dinero por los jugadores que se van: ni por Rakitic ni por Suárez ni por Vidal. Eso sí, el club se ahorra tres fichas altas.