La explicación de Nadal a su derrota en Roma ante Schwartzman

El balear perdió en cuartos de final contra el argentino, al que había superado en los nueve duelos precedentes

Nueve precedentes y nueve victorias de Rafa Nadal ante Schwartzman. El argentino sólo había podido ganar dos sets al español (en el Abierto de Australia y Roland Garros 2018), pero a la décima, lo logró. Otros dos sets para él seguidos en los cuartos de Roma para superar al rey de la tierra, que jugaba por primera vez un torneo después de la parón por el coronavirus. Pero no quiso darle demasiadas vueltas el zurdo: “Podemos encontrar excusas, pero no jugué lo suficientemente bien. Entonces tenemos que pensar internamente: '¿Por qué? ¿Cómo puedo arreglarlo? '. Ahora no es el momento de buscar excusas. Es el momento de aceptar que no jugué lo suficientemente bien", dijo el español tras el partido, aunque sí se atrevió a nombrar algunos de los errores que tuvo durante el encuentro. “Lo que pasa es que si pierdes tres veces consecutivas el saque a estos niveles es imposible. Las condiciones eran más pesadas que los días previos, la pelota no corría tanto como en los días previos. Yo llevaba muchos meses sin competir, sin tener esa capacidad automática de adaptación a las condiciones. Quizás me haga falta competir y jugar puntos muy largos, son cosas que uno necesita ir cogiendo”. Tener sólo un 43 por ciento de primeros servicios, con únicamente un 48 por ciento de puntos ganados con él, fue un lastre demasiado pesado para el balear.

Pero al final, la conclusión fue la misma. “No fue mi noche en absoluto. Creo que él jugó un gran partido y yo no, y cuando esto sucede contra uno de los mejores del mundo tienes que perder. Es así. Sólo quiero felicitar a Diego”, explicó Rafa, que desveló sus planes a partir de ahora y hasta Roland Garros, torneo para que el que apenas queda un semana y en el que buscará seguir haciendo historia con su décimo tercer título: “Es un año completamente especial e impredecible. Probablemente volveré a casa y luego veamos qué está pasando. Hice mi trabajo aquí [en Roma]. Hice un par de cosas bien y otras mal y eso es todo. Al menos jugué tres partidos. Luché hasta el final. Seguiré trabajando y practicando con la actitud correcta y trataré de darme la oportunidad de estar listo. Sé cómo hacerlo”.