“Prefería morir a que descubriesen que era gay”

El desgarrador testimonio de un deportista profesional que escondió su sexualidad y se atiborró de analgésicos

Dan PalmerLa Razón (Custom Credit)

“Fantaseaba con desaparecer, con cambiar mi nombre y empezar una nueva vida. No exagero al decir que mi propia muerte se sentía preferible al hecho de que alguien descubriera que era gay”, ha escrito el jugador de rugby Dan Palmer en una emocionante carta a un periodico australiano en el que reconoce lo mal que lo pasó al ser jugador profesional y no poder reconocer su verdadera identidad. Jugó en la selección y en los Brumbies o Waratahs. Pero nunca contó el infierno interior que estaba viviendo.

Hasta que a los 25 años no pudo más: sufrió una sobredosis de pastillas analgésicas con las que intentaba calmarse a sí mismo: “Mi pasión por el deporte venía disminuyendo en los últimos años y comencé a sentir mucho remordimiento por estar gastando los mejores años de mi vida en pretender ser alguien que realmente no era”, sigue contando en la carta.

Lo más difícil era aceptarse: "Tenía algunas tácticas para sobrellevar algunos temas y evitar otros. Me ponía agresivo y a la defensiva cuando sentía que perdía el control de la situación. Cuando más permitía que esto siguiera, más difícil se hacía romper el ciclo. Por debajo de esto había un profundo sentimiento de culpa”, añade.

Quiere ser un ejemplo, que su testimonio sirva para abrir los ojos a los demás: “Me enferma saber que en el año 2020 aún hay personas que se torturan a sí mismas como yo lo hacía. Tanto dentro como fuera del deporte tenemos que ser mejores. Si esta carta promueve una charla, logra que las personas se sientan más cómodas con quienes son o ayuda a alguien a entender lo que está atravesando un ser querido, será todo un éxito”.