Estos son los síntomas de la abstinencia alcohólica que sufre Maradona

Temblor, náuseas, alucinaciones y paranoias o convulsiones son algunos de los más característicos

Diego Armando MaradonaAGUSTIN MARCARIANREUTERS

El cerebro del consumidor habitual de alcohol se acostumbra a la dosis aportada, demandando cada vez más para obtener los mismos efectos. Esto es la llamada tolerancia a la droga.

El alcohol tiene un efecto depresor en el Sistema Nervioso Central; por lo que, cuando se reduce la dosis, el SNC sufre una hiperexcitación. Los síntomas de abstinencia de alcohol causan un cuadro clínico característico, según se recoge en la web comodejarelalcohol.es:

  1. Hiperactividad autonómica
  2. Temblor distal de las manos
  3. Insomnio
  4. Náuseas o vómitos
  5. Alucinaciones visuales, táctiles y auditivas
  6. Agitación psicomotora
  7. Ansiedad
  8. Convulsiones

Se ha comprobado que el consumo de alcohol altera la estructura cerebral afectando a la función de las proteínas y neurotransmisores (como el GABA, glutamato, dopamina, serotonina, adenosina, neuropéptido y norepinefrina). El trastorno por consumo de alcohol hace disminuir los receptores GABA en las superficies, lo que origina la tolerancia, la dependencia y la abstinencia de la droga.

El incremento de la actividad noradrenérgica producida por el consumo de alcohol genera signos de abstinencia como taquicardia, hipertensión y temblor. En cambio, la activación del eje del hipotálamo (HHA) genera fatiga, debilidad, hipertensión, depresión y confusión; lo que quiere decir que afecta al estado de ánimo y a la cognición.

La sintomatología del síndrome de abstinencia alcohólica puede variar en función del paciente. Los factores que influyen a estas diferencias pueden ser: el patrón de uso de alcohol, la presencia de comorbilidad, las variaciones genéticas y los mecanismos del sistema nervioso y pueden pueden reflejarse como:

  1. Temblor
  2. Ansiedad
  3. Hipervigilancia
  4. Alucinaciones y paranoias
  5. Pérdida de apetito
  6. Cefalea
  7. Náuseas
  8. Convulsiones
  9. Delirium tremens

El alcoholismo afecta principalmente al cerebro, pero también  provoca problemas de salud en otros órganos. A nivel cardiovascular el alcohol puede aumentar la presión arterial llegando a provocar hipertensión. También puede debilitar las paredes del corazón haciéndole perder capacidad de bombear. A nivel digestivo puede generar pancreatitis aguda y cirrosis. También afecta a vista y a los huesos.