Champions League

El Shakhtar confirma el desplome del Real Madrid

El conjunto ucraniano no había vuelto a marcar ni a ganar desde la victoria de la primera jornada precisamente ante los de Zidane, que no encuentran ni el juego ni la intensidad

Martin Odegaard, con Zidane. Ahora se va
Martin Odegaard, con Zidane. Ahora se vaSergey DolzhenkoAgencia EFE

Las dos derrotas frente al Shakhtar Donetsk confirman el desplome del Real Madrid, el único equipo del Grupo B al que los ucranianos han sido capaces de ganar, por duplicado incluso, y de marcar goles. Desde la primera jornada, cuando se impuso en Valdebebas 2-3, el conjunto de Luis Castro no había vuelto ni a vencer ni a marcar en Liga de Campeones.

Desde entonces, el saldo del Shakhtar era de tres partidos completos sin anotar, más de seis horas cuando lo volvió a hacer frente al Real Madrid en la segunda parte, y un empate y dos derrotas claras en cuanto a resultados. Una igualada a cero contra el Inter en el mismo Olímpico de Kiev y el par de caídas clarísimas frente al Borussia Mönchengladbach, ahora mismo el rival más fuerte de este grupo.

Un contundente 0-6 cosecharon los alemanes en casa del Shakhtar, confirmando la debilidad que el Real Madrid sólo ha podido encontrar un poco en la primera parte de este choque de vuelta, en la que Asensio estuvo muy cerca de abrir el marcador con un disparo que sacó Trubin con un excelente manoplazo. Muchos córners sí, pero poco peligro.

Una vida demasiado fácil para los ucranianos, que en cambio han sido masacrados por el Borussia, que en Alemania, en la cuarta jornada de la fase de grupos, volvieron a repetir victoria con goleada, 4-0 esta vez. Por eso el Shakhtar llegaba a esta quinta jornada sin haber vuelto a ganar desde la primera, cuando se dieron un homenaje en Valdebebas.

Y después de tanta sequía, otra vez encontraron los goles y los puntos ante el Madrid, que definitivamente se ha desplomado y pasa por su peor momento de la temporada. Primero porque la clasificación para la siguiente no está para nada clara, y porque en la Liga ya ha perdido puntos que debía haber sumado ante rivales en principio débiles como el Cádiz o el Alavés.

No eran buenos síntomas esos tropiezos, aunque los arreglaron los de Zidane con victorias en días más complicados, pero ahora se le acumulan los fallos y podría no depender de sí mismo en Europa para estar en octavos. Ahora mismo ni una victoria ante el Borussia Mönchengladbach le garantiza el acceso, otro síntoma de que este Real Madrid no es el que quiere Zizou.