La pasión de Llull en el triunfo del Real Madrid contra el Barcelona

No podía más con la emoción Llull después de dar el pase a Carroll para que metiese quizá el triple más emocionante de esta temporada. Llull saltó, como un loco, poseído de la emoción, tirándose de la camiseta, agarrándose el escudo, lleno de pasión. Fue un par de segundos tremendos y Llull no podía reprimir su emoción, su alegría o su entusiasmo.