FC Barcelona

1-1. Dembélé hizo justicia

Diego Costa, que llevaba sin anotar desde febrero, adelantó a los rojiblancos, pero en el minuto 90 el francés logró el empate en un partido sin ocasiones

El delantero del Atlético de Madrid, Diego Costa, disputa un balón en presencia del azulgrana Samuel Umtiti / Reuters
El delantero del Atlético de Madrid, Diego Costa, disputa un balón en presencia del azulgrana Samuel Umtiti / Reuters

Diego Costa, que llevaba sin anotar desde febrero, adelantó a los rojiblancos, pero en el minuto 90 el francés logró el empate en un partido sin ocasiones.

Simeone sigue sin ganar en Liga al Barcelona. Ayer estuvo en un tris de hacerlo, pero Dembélé en el último minuto le devolvió al maleficio, a la cruda realidad. Diego Costa, sin marcar desde febrero, había puesto por delante a un Atlético, que se pasó el partido en su área, pero que encontró su oportunidad en un córner. El cazador cazado, el guión del Cholo perfecto, pero el juego de los rojiblancos no era acreedor de tanto botín. El tanto del francés, el niño extraviado, al que Valverde levantó el castigo, reflejaba mejor lo ocurrido. No era lógico que el Barcelona se fuera de vacío porque el combate lo ganó a los puntos, aunque no pegó demasiado.

Y no pegó porque el Atlético apostó por defenderse por encima de cualquier otra circunstancia. Simeone abrió el libro por la página que más le gusta y trató, cosa que consiguió, porque al Barcelona le faltó clarividencia en los últimos metros, aunque fue dueño y señor del balón –eso de la posesión comienza a ser ya un debate absurdo– y los Arturo Vidal, Arthur, Luis Suárez y Sergi Roberto no tuvieron el suficiente poso para romper líneas. Sólo Busquets y Messi se manejaban con soltyura ante un Atlético, agazapado, con las líneas juntas, con mucho trabajo defensivo –Rodrigo, Koke y Saúl se esforzaron en ello– y con pocas alegrías en ataque. Lemar sigue sin encontrarse. Griezmann y Diego Costa sólo aparecieron al final. De ahí que el combate nulo hiciera justicia.

Se conocen tanto los equipos, aunque los libros de estilo sean tan diferentes, que la presión alta del Atlético en los primeros minutos, muy pocos, no desbarató los planes del Barcelona que buscó a través de la pelota sofocar las ganas de los rojiblancos, que apretaron con Rodrigo, Koke y Saúl. Sin embargo, el único que ponía interés, calidad, ganas y pases era Messi, convertido en un centrocampista más que procuró buscar a Luis Suárez al que no encontró. Tampoco conectó con Jordi Alba como nos tiene acostumbrado y el partido transcurrió siempre en el centro del campo. Al Atlético no le importó dar un paso atrás, encerrarse, juntar las líneas y obligar al Barcelona al falló. Conectaba poco el equipo de Simeone en ataque. Diego Costa perdía en su pelea con Piqué; Lemar era muy previsible y Griezmann tampoco se asomaba al área. Ter Stegen como Oblak eran tesitigos del juego lento, del ritmo candecioso que tenía el choque en donde Busquets y Rodri eran los encargados de robar y tratar de iniciar el juego. El azulgrana vio una tarjeta exagerada y el rojiblanco siempre buscaba a Koke, al que Simeone cambió de posición constantemente. Saúl era más defensivo y nada de sus incursiones por las líneas enemigas.

En el primer acto no pasó nada. Del conservador Valverde al defensivo Simeone hubo tres córners consecutivos y un par fe faltas de Messi fueron las señales de un Barça que no se atrevió. Una falta de Koke y poco más en los rojiblancos, prestos a defenderse y con alergia al ataque.

Lesionado Sergi Roberto aparció Rafinha en la reanudación. Simeone no tocó el equipo. ¿Miedo? Comodidad con el empate. No arriesgó el Atlético y el Barcelona aceleró, metió una marcha más, fue más rápido y preciso en ataque y las jugadas llegaron más limpias al área rojiblanca. Córners, Messi y alguna incursión de Luis Suárez no bastaban para saltar el cerrojo del Cholo, que retiró a Lemar y colocó a Vitolo para refrescar un equipo que apenas entraba por fuera y era incapaz por dentro.

Un carrera de Griezmann que ganó a Jordi Alba y que despejó Piqué ante la llegada de Diego Costa y una mano de Arturo Vidal tras el saque de una falta, con VAR incluido, animaron el cotarro. Y en plena vorágine, con la gente encendida, llegó el gol de Diego Costa. Córner que sacó Griezmann y que remató el hispano brasileño con la cabeza. Rafinha llegó tarde y Ter Stegen no reaccionó a tiempo.

Con Dembélé y Correa en el campo, con el Atlético guardándose el botín, Messi y Griezmann probaron con sendas faltas. Nada. El último intento de Valverde fue con Malcom. Pero fue Dembélé tras un pase de Messi fue el que logró el empate. El francés castigó el mal balance defensivo en la jugada –Filipe estaba en el centro y Vitolo no apareció– para reividicarse y hacer eso que llaman justicia.

Ficha técnica:

1 - Atlético de Madrid: Oblak; Arias, Savic, Lucas, Filipe; Koke, Rodrigo, Saúl, Lemar (Vitolo, m. 63); Griezmann y Diego Costa (Correa, m. 80).

1 - Barcelona: Ter Stegen; Nelson Semedo, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergi Roberto (Rafinha, m. 46), Busquets, Arthur (Dembelé, m. 80), Vidal (Malcom, m. 84); Messi y Luis Suárez.

Goles: 1-0, m. 78: Diego Costa cabecea un córner lanzado por Griezmann. 1-1, m. 90: Dembelé bate por raso a Oblak.

Árbitro: Gil Manzano (C. Extremeño). Amonestó a los locales Lucas (m. 39), Griezmann (m. 48), Rodrigo (m. 86) y Filipe Luis (m. 87) y a los visitantes Busquets (m. 29) y Rafinha (m. 92).

Incidencias: partido correspondiente a la decimotercera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante unos 67.000 espectadores.