Baloncesto

63-82. Pau y España, en el escaparate

La Selección y su líder deslumbraron durante más de medio partido y arrollaron a Brasil

El pívot de la selección de España Pau Gasol (d) pone un tapón al pívot de la selección de Brasil Anderson Varejao (i)
El pívot de la selección de España Pau Gasol (d) pone un tapón al pívot de la selección de Brasil Anderson Varejao (i)

La Copa del Mundo empezó ayer para España y lo hizo con fuegos artificiales. El partido de la Selección fue un recital durante muchos minutos. Orenga había prometido que el equipo estaría mejor ante Brasil que en las pachangas frente a Irán y Egipto. El seleccionador sabía de lo que hablaba. Se esperaba a Brasil como un rival directo en la lucha por el liderato del Grupo A, pero al nivel que se mostró España en el primer y tercer cuarto ninguna selección de la primera fase puede inquietar. Si los estadounidenses que ayer descansaban vieron el partido tienen todavía más motivos para preocuparse. España alcanza la jornada de descanso con los objetivos cumplidos. Tomó el pulsó a la competición en los dos primeros días y explotó en el primer día «D». Brasil era el examen y el equipo respondió rozando el sobresaliente.

España protagonizó una orgía de baloncesto en el primer cuarto. ¡Qué manera de jugar! Las finales olímpicas, los tres últimos partidos del Eurobasket de Polonia, los dos cuartos ante Lituania en 2011... Esos diez minutos estuvieron a la altura de los que tantas veces ha regalado esta Selección. Se ponen a jugar y el que no disfruta es porque odia este juego. Con Ricky, Navarro, Rudy, Pau y Marc en el quinteto titular pueden pasar muchas cosas en los dos lados de la cancha. Atacan como nadie y si defienden... pasa lo que le pasó a Brasil. Cerró el primer cuarto 18 puntos abajo. Fueron diez minutos portentosos, los mejores de cualquier selección en todo el campeonato. Hubo dos-tres ataques de aclimatación y luego la trituradora empezó a funcionar. «Cuando la máquina echa a andar es muy difícil pararnos», asegura Orenga. La máquina aplastó a Brasil. Por dentro y por fuera. En defensa y en ataque. No hubo un solo componente del quinteto que rechinara. Todos se enchufaron antes de que Brasil pudiera asumir lo que se le venía encima. Los hermanos Gasol se comieron a Hilario y Splitter. Los dos pívots brasileños son tipos respetados en la NBA y los dos fueron reducidos por los hermanos. Rudy y Navarro se mostraron infalibles y España se disparó con acciones de todos los colores. Triples, mates, robos, ayudas defensivas... Una lección de juego colectivo. Brasil no adivinaba por dónde le iba a llegar cada golpe. Se descentró, se vio desbordado, se empezó a preocupar de los árbitros y España siguió a lo suyo. Cuando está en racha suceden cosas como la de ayer. A Pau no hay quien le frene y Marc es tan importante en el aro propio como en el de enfrente. Entre Rudy y Navarro, tres triples. En cinco minutos, 15 puntos; al final del primer cuarto, España sumaba 30. Era Brasil el que estaba enfrente, no Irán o Egipto, pero las diferencias eran las mismas.

Al equipo de Magnano no le quedaba otra cosa que tratar de trabar el partido. No tenía otra solución. Ante la imposibilidad de aplicar las armas de España, siempre quedan otras a mano. Para eso uno de los mejores es Varejao. Su salida evitó que la Selección mantuviera su elevado ritmo de ataque. Un parcial de (1-11) en el segundo cuarto permitió a Brasil sentirse vivo (31-23). No volvió a ver a España tan cerca. La grandeza de la Selección es que fue capaz de readaptarse a otras circunstancias. Si hay que pegarse, se pega. Con un quinteto con tres bajitos, Rodríguez, Calderón y Llull, volvió a la carga. A la exigencia física respondió con más defensa y evitó que Brasil siguiera creyendo que la pelea podía igualarse.

Si además el hermano mayor aparece en el tercer cuarto como lo hizo Pau... En menos de cinco minutos anotó once puntos consecutivos que ningún otro 2,15 del mundo puede hacer. Estaba emparejado con Hilario y en vez de pegarse bajo el aro decidió abrirse. ¡¡¡Anotó tres triples seguidos!!! El show de Pau llevó las diferencias a la veintena (60-40) y no se quedó ahí. Estaba España sin rival y él se lamentaba porque había permitido una canasta de Varejao. Si es que manda hasta en la presentación y dice dónde debe colocarse uno de los ayudantes de Orenga. Pau y la Selección ya se han puesto en el escaparate.

.

- Ficha técnica

63 - Brasil (14+18+15+16): García (2), Marcelinho (8), Barbosa (11), Nene Hilario (7) y Splitter (6) -equipo inicial-, Machado (6), Neto (2), Hettsheimer, Taylor (4), Varejao (10) y Vieira (7).

82 - España (30+15+21+16): Pau Gasol (26), Rudy (6), Navarro (10), Rubio (2) y Marc Gasol (8) -equipo inicial-, Rodríguez (12), Calderón (5), Reyes (1), Claver, Llull (7), Ibaka (5) y Abrines.

Árbitros: Jorge Vázquez (PUR), Borys Ryzhyk (UKR) y Anthony Jordan (USA). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del grupo A de la Copa del Mundo, disputado en el Palacio Municipal de Deportes de Granada, ante unos 8810 espectadores. Lleno.