Actualidad

85-75. La necesidad impulsa al Barça

Se sobrepone a la plaga de lesiones para llevarse el clásico. El Madrid estuvo desconocido y anotó 20 puntos menos de su promedio habitual. Laso: «Hay que hacerlo mucho mejor»

Se sobrepone a la plaga de lesiones para llevarse el clásico. El Madrid estuvo desconocido y anotó 20 puntos menos de su promedio habitual. Laso: «Hay que hacerlo mucho mejor»

Publicidad

La necesidad alimentó al Barça en el clásico. El tortuoso arranque de temporada que está sufriendo el equipo de Bartzokas sirvió como acicate para que los azulgrana fueran superiores en un día más significativo que importante. El valor de la derrota para el Madrid es insignificante. Nada que no se pueda solucionar con casi toda la temporada por delante. El de la victoria para el Barça sirve para fortalecer a un grupo maltratado por las lesiones.

Bartzokas asegura que no ha visto en su vida una cosa igual. No ha conocido un equipo tan zarandeado por los problemas físicos como este Barça. En el banquillo había más jugadores vestidos para pasar una tarde en el cine con la familia que para jugar un partido de baloncesto. Lawal, Claver, Navarro, Doellman, Ribas y el recién fichado Holmes, que, de momento no se ha lesionado, pero estaba recién aterrizado en el Palau.

Sólo la actitud de Tomic reveló que al Barça le importaba y mucho ganar. El pívot croata salió extrañamente decidido a marcar el territorio desde el principio. Fue una pesadilla para todos los interiores del Madrid y lo fue por mucho más que su puro talento. Ejerció de líder cuando muy pocas veces en su carrera ha sido capaz de dar un paso al frente así. De su indolencia, la que le llevó a abandonar el Madrid, nada se supo. Con 19 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias fue el faro al que se agarró el Barça para dominar el partido desde el salto inicial. En Perperoglu encontró su mejor aliado. El alero griego salió desde el banquillo y a la intensidad del resto de compañeros aportó una clarividencia que se tradujo en un dominio incontestable hasta bien entrado el último cuarto. Las diferencias siempre fueron amplias y el equipo se empleó con una intensidad que nunca se vio en el Madrid. Dejaron al mejor ataque de la Liga Endesa en 75 puntos cuando su promedio es veinte puntos más.

Para el Madrid fue un clásico atípico. Demasiado extraño. Las piezas clave de las últimas semanas –Llull, Rudy y Randolph– se pasaron más de medio partido sentados en el banquillo. Maciulis fue el que más minutos acumuló. Los máximos anotadores fueron Draper, Hunter y Nocioni. A Doncic se le vio por primera vez superado por las circunstancias. Todo demasiado raro en un equipo desconocido y que en las dos próximas semanas tiene un calendario de lo más exigente.

Publicidad

El Barça sólo se vio amenazado cuando las fuerzas flaquearon en su atípica rotación. El último y el único arreón del Madrid llegó liderado por Draper y expiró cuando Carroll tuvo un triple sólo para apretar el partido con más de tres minutos por delante. Al Madrid no pareció importarle demasiado la derrota en el Palau. Sólo hubo una excepción, Nocioni. Avisó al descanso dudando de la actitud de algún compañero y a segundos del final estalló después de una bandeja de Rice en sus narices. Le dejó un recado para próximos clásicos, cuando los partidos sean de verdad.

Publicidad

- Ficha técnica:

85 - Barcelona Lassa (20+29+18+18): Rice (16), Oleson (11), Eriksson (3), Vezenkov (9), Tomic (19) -cinco inicial-, Dorsey (2), Peno (2), Koponen (5) y Perperoglou (18).

75 - Real Madrid (15+18+20+22): Llull (6), Rudy Fernández (6), Maciulis (2), Randolph (2), Ayón (6) -cinco inicial-, Draper (13), Nocioni (10), Doncic (2), Reyes (5), Carroll (7), Hunter (11) y Taylor (5).

Árbitros: García, Calatrava y Munar. Eliminados Ayón (min.39). Nocioni fue descalificado (min.40).

Incidencias: partido correspondiente a la séptima jornada de la Liga Endesa disputado en el Palau Blaugrana ante 6.581 espectadores.