Baloncesto

Cuatro minutos de tormenta perfecta

Al Real Madrid le basta una explosión en el segundo cuarto para ganar en Milán y seguir invicto en Europa

El jugador del equipo Armani Milano, Alessandro Gentile (d), disputa un balón con el jugador del Real Madrid, Rudy Fernández (i). EFE/MATTEO BAZZI
El jugador del equipo Armani Milano, Alessandro Gentile (d), disputa un balón con el jugador del Real Madrid, Rudy Fernández (i). EFE/MATTEO BAZZI

Hasta pronto Milán. Así se despidió la plantilla del Real Madrid después de conseguir ante el Armani Jeans su octava victoria en la Euroliga en otros tantos partidos. En la cancha italiana se disputará a mediados de mayo la «Final Four» y a cinco meses para la hora de la verdad, para la gran cuenta pendiente, al Madrid no se le puede pedir más. Medio cuarto, exactamente cuatro minutos, le bastaron al equipo de Laso para reventar a los italianos. Fue la tormenta perfecta y se desató cuando parecía que había partido. Porque el Armani puso los ingredientes para reclamar la presencia del mejor Madrid. Aguantó de salida (21-25), presentó un pabellón lleno con 12.000 espectadores, tuteó al líder, pero...

El Real Madrid ha adquirido una fluidez en el juego asombrosa. Si no es lo del «showtime» es algo muy parecido. Su extraordinaria actividad atrás es el acicate perfecto para que en ataque todo discurra con una sencillez que asusta. Los cuatro minutos en que con un parcial de 2-17 masacró a los italianos fueron para contemplar en vídeo una y otra vez hasta hartarse. Al mando de las operaciones se puso Sergio Rodríguez. ¿Quién si no? Lo del «Chacho» es un escándalo partido tras partido. Su insistencia a la hora de tomar buenas decisiones no tiene fin. «Bomba» desde el tiro libre, alley-hoop para Slaughter, asistencia para triple de Carroll, asistencia para triple de Rudy... El Madrid anotó cinco triples casi consecutivos. Fue una catarata de aciertos que desarmó a los italianos. Al Armani no le quedó otra que sacar la bandera blanca mientras en la grada se multiplicaban las bocas abiertas. El Madrid lo hizo bonito y lo hizo a la carrera. Lo que para otros termina en pérdidas o tiros forzados, para el Madrid es la base de su baloncesto. ¿Para qué gastar segundos si en los primeros de cada posesión hay un tiro cómodo? El 23-42 del minuto 17 acababa con cualquier debate.

Sin Bourosis quedaba por ver si Mejri aprovechaba los minutos. Incluso en eso la jugada le salió bien a Pablo Laso. El Madrid se empeño en buscarle en el tercer cuarto y él respondió con su mejor actuación de blanco. Sigue cometiendo errores de juvenil, pero ante un juego interior normalito se hartó de sumar. En 13:35 que jugó, anotó 10 puntos, capturó 7 rebotes y puso 4 tapones. Otro jugador más que sumar a la causa. ¿Y los italianos? Perdieron sólo por siete porque el Madrid quiso. El talento de Gentile se difumina entre dos escopetas de feria como Jerrells y Langford.

Ficha

71. Armani Jeans Milan (19+15+12+25): Jerrells (9), Langford (8), Gentile (14), Wallace (10) y Lawal (10) –quinteto titular– Chiotti (8), Moss (3), Melli (9) y Haynes (0).

78. Real Madrid (23+25+15+15): Llull (6), Rudy (16), Darden (8), Mirotic (8) y Mejri (10) –quinteto titular– Slaughter (4), Rodríguez (4), Reyes (8), Carroll (8) y Darden (0).

Árbitros: Radovic (Cro), Obradovic (Bos) y Kowalski (Pol). Sin eliminados.

Incidencias: 12.000 espectadores en el Mediolanum Forum de Milán. Partido correspondiente a la octava jornada del Grupo B.