Euroliga

Duelo en Atenas por la tercera plaza

Tras perder en sus primeros tres desplazamientos, el Barcelona viaja con el objetivo de estrenar su casillero de triunfos a domicilio en esta segunda fase de la Euroliga ante el Panathinaikos

Tras perder en sus primeros tres desplazamientos en el Top 16, el Barcelona viaja a Atenas con el objetivo de estrenar su casillero de triunfos a domicilio en esta segunda fase de la Euroliga ante el Panathinaikos, con el que pugna por la tercera plaza del Grupo E.

Ambos conjuntos llegan a la cita empatados en su balance de victorias-derrotas (5-3), a un triunfo del Maccabi Tel Aviv y a dos del líder, el Real Madrid. El que gane mañana, por tanto, dará un paso importantísimo con vistas a clasificarse para los cuartos de final de la máxima competición continental.

El choque se ha convertido ya en un clásico del baloncesto europeo. Ambos se han enfrentado en 33 ocasiones, incluida la tristemente famosa final de la Euroliga de París 1996, en la que un tapón ilegal de Vrankovic a Montero en el último segundo impidió al Barça levantar el título.

En cualquier caso, los azulgranas dominan esta serie de enfrentamientos con 21 victorias, por las 12 que acumulan los atenienses.

Además, el conjunto catalán ha vencido los últimos siete duelos entre ambos, incluidos los dos de la primera fase -el Barça ha sido el único equipo que ha ganado en el Olímpico de Atenas en Euroliga esta temporada- y el de la primera vuelta de este Top 16, disputado en el Palau (80-76), donde Marcelinho Huertas tuvo una actuación estelar, con 22 puntos.

Para repetir la victoria, Xavi Pascual necesitará de nuevo a Huertas -ahora muy lejos de su mejor versión- y también a Satoranski para frenar a Diamantidis, el hombre que sigue teniendo mayor ascendencia en la construcción del juego del Panathinaikos y máximo asistente del equipo (6 por partido).

Pero ésa no será la única clave del choque. Otra de ellas estará en la batalla bajos los tableros, con Tomic (11,7 puntos y 7,4 rebotes) y Batista (10,4 puntos y 5,9 rebotes) como principales protagonistas.

Además, el Panathinaikos cuenta, desde hace unos días, con un nueva arma ofensiva, pues ha reforzado su juego interior con el ficha de Gani Lawal, que junto al versátil Gist pueden crear más de un problema a Doellman, Lampe, Nachbar y compañía.

En el perímetro, Navarro, Abrines, Hezonja y Oleson, que acaba de renovar por el Barcelona hasta 2017, retarán a los bases americanos de Panathinaikos -Blums y Slaughter- y a Fotsis y Diamantidis. El mayor o menor acierto de todos ellos desde la línea de 6,75 también puede decantar la balanza.

En cualquier caso, los azulgranas tendrán que mejorar mucho sus prestaciones respecto al resto de desplazamientos en este Top 16, pues han caído en Berlín, en Tel Aviv y en Madrid, donde mostraron un baloncesto con muchos altibajos.

Todas las victorias del Barça en esta fase han sido en el Palau, y algunas bastante sufridas, como la que el pasado viernes logró ante el Alba Berlín, que consiguió llevar un partido que tenía perdido a la prórroga (92-82).