El Barça, finalista sin forzar

El campeón defenderá título tras superar con autoridad (92-86) al Iberostar Tenerife.

Thomas Heurtel, robando un balón a Ferrán Bassas
Thomas Heurtel, robando un balón a Ferrán Bassas

El campeón defenderá título tras superar con autoridad (92-86) al Iberostar Tenerife.

El campeón de Copa defenderá el título. El Barça fue muy superior al Iberostar Tenerife apretando lo justo. En la semifinal ratificó el buen aspecto que está tomando el grupo de Pesic en las últimas semanas. El Barcelona se manejó con mucha más autoridad que ante el Valencia. Se escapó gracias a la defensa y controló el partido sin forzar. Como si regulara pensando en la final donde buscará su vigésimo quinto título, el quinto en los últimos diez años.

Pidió Svetislav Pesic una defensa al límite y el Barça se aplicó atrás a conciencia. Ya lo avisó Tomic antes de comenzar el torneo. “Hemos asimilado todo lo que quiere el entrenador, sobre todo en defensa en los dos o tres últimos meses”, comentó el pívot croata. El Barcelona sólo permitió 15 puntos en el primer cuarto. En el segundo apretó un poco más y el Iberostar Tenerife se quedó en 14. Al descanso, la brecha no era definitiva (41-29), pero la sensación de control azulgrana era absoluta.

El Barça arrancó primero. Lo hizo apoyado en sus exteriores. Heurtel, Ribas y Claver lideraron un parcial de 8-0 después de un arranque igualado. Fue un tirón al que respondieron los de Vidaurreta con un 0-7 para devolver el equilibrio. Sólo en ese parcial se encontraron cómodos ante el aro rival los jugadores del Iberostar Tenerife. El Barça defendió mucho. Si a su físico, a sus centímetros, se añade una actividad incesante de los cinco jugadores en cancha el rival sufre. Sufre mucho. Cada canasta de los tinerfeños era una agonía. Las rotaciones empeoraron el panorama para la revelación de la temporada. Un par de triples de Kuric y la aparición de Hanga en ambos lados de la cancha ampliaron las diferencias por encima de los diez puntos.

Iberostar Tenerife se topó con un muro inabordable. El Barça, sin brillantez, fue un martillo pilón. Levantó un poco el pie en defensa, pero no perdonó una en ataque. Todos aportaron sin excepción. Heurtel, Ribas, Pangos, Kuric, Claver... Muchos puntos de muchos jugadores -ocho anotaron entre 7 y 14 puntos- permitieron al Barça alcanzar la final sin demasiado desgaste.

92. Barcelona Lassa (17+24+31+): Heurtel (11), Ribas (14), Claver (7), Singleton (2) y Tomic (4) -quinteto titular- Hanga (11), Seraphin (10), Kuric (12), Oriola (9) y Pangos (12).

86. Iberostar Tenerife (15+14+23+): San Miguel (6), White (3), Beirán (2), Abromaitis (24) y Iverson (13) -quinteto titular- Brussino (3), Gillet (5), Staiger (3), Bassas (13), Niang (0), Richotti (3) y Saiz (8).

Árbitros: Pérez Pizarro, Conde y Peruga. Sin eliminados. Técnicas a Heurtel y Vidorreta. El técnico del Iberostar Tenerife fue expulsado por doble técnica.

Incidencias: 13.150 espectadores en el WiZink Center. Partido correspondiente a la primera semifinal de la Copa del Rey.