La NBA, sin moverse de casa

Los Celtics, líderes de la conferencia Este, y los Sixers de Embiid y Simmons disputan hoy en Londres un partido de Liga regular.

Los Celtics, líderes de la conferencia Este, y los Sixers de Embiid y Simmons disputan hoy en Londres un partido de Liga regular.

Las 18.689 localidades del 02 Arena para ver esta noche el Sixers-Celtics en Londres (21:00, Movistar Deportes 1) se agotaron en sólo una hora. No es un amistoso, ni un partido de exhibición, es un encuentro oficial, el octavo que se disputa en la historia de la NBA en la capital inglesa y con Philadelphia como conjunto local. Muchos kilómetros de viaje, radical cambio de horario y canchas de entrenamiento desconocidas, pero una sonrisa en la cara de todos los miembros de las expediciones de ambos equipos. «Siempre es una oportunidad jugar fuera de Estados Unidos. Me encanta Londres, estuve el verano pasado y hay muchas mujeres bonitas», bromeaba Joel Embiid, una de las estrellas de los Sixers, que además del que va a ser en el futuro el mejor pívot de la Liga tienen en su plantilla a dos números uno del Draft: Ben Simmons y Markelle Fultz.

La NBA transporta su espectáculo de vez en cuando como parte de su programa de expansión, algo que ya hace el fútbol italiano hace tiempo disputando algunas finales de la Supercopa en países extranjeros y una idea que Javier Tebas tiene en la cabeza para laLiga. Y a Londres no sólo llegan los jugadores y los cuerpos técnicos, también las mascotas, el «speaker», las animadoras, los perritos calientes, los nachos y hasta las nubes de algodón dulce. Una experiencia total, como si el choque fuera en el «downtown» de Filadelfia. Porque si la montaña no va a Mahoma, es la montaña la que se mueve para que el mercado se vaya ampliando.

Con el de esta noche, los Celtics han jugado ya nueve veces en Europa. La primera vez fue en Madrid, en el Open McDonalds que enfrentó a los míticos verdes de Larry Bird, Robert Parish,Kevin McHale y Danny Ainge con el Real Madrid de Petrovic. Aquello era una exhibición y algo parecido a encontrarse con un marciano para los aficionados europeos, poco acostumbrados a ver a sus ídolos incluso por televisión. Ahora todos los partidos se pueden seguir, en directo o diferido, desde cualquier parte del mundo con el NBA League Pass.

Los Celtics llegan como líderes de la Conferencia Este, a pesar de la lesión de Gordon Hayward el día del estreno y tras una primera parte de curso cargada de partidos. Por eso, en la primera noche en Londres, los 63 miembros de la expedición, desde los jugadores, que han viajado con sus parejas, hasta el último de los ayudantes. se fueron de cena. Disfrutaron de un extenso menú en el restaurante The Ivy, mientras que para la noche de ayer, Jaylen Brown, alero de los Celtics y amante del fútbol, tenía previsto ir a Stamford Bridge para presenciar el partido de Copa entre el Chelsea y el Arsenal. «Voy a cumplir un sueño que tengo desde niño», aseguraba. En los Sixers, Ben Simmons también se declara fan del «soccer» y «especialmente de Messi».