Laprovittola devora al Baskonia

El alero estadounidense del Baskonia Darrun Hilliard (c), pelea un balón con el base argentino del Joventut Nico Laprovittola
El alero estadounidense del Baskonia Darrun Hilliard (c), pelea un balón con el base argentino del Joventut Nico Laprovittola

El Joventut, al borde de la desaparición hace un año, regresa a una semifinal de Copa con una exhibición del base argentino

La Copa del Rey es que un tipo te meta 36 puntos, su entrenador le cambie a falta de medio minuto y todo el pabellón, sí todo el pabellón, incluidos los seguidores del Baskonia, se ponga en pie y le regalé la ovación de lo que va del torneo. El responsable de que el Joventut regrese cuatro años después a la semifinal copera es Nico Laprovittola. El base argentino ofreció un recital de los que no se ven en este lado del charco. Su control del partido y sus números fueron un auténtico escándalo. Hizo lo que le dio la gana: 36 puntos, 7 asistencias, 4 rebotes, 4 robos, 2 tapones, 9 faltas recibidas y 50, ¡sí 50! de valoración. Como si estuviera jugando contra niños. La Penya se llevó una alegría como hacía mucho tiempo que no vivía. Un club que hace apenas un año estaba al borde de la desaparición ha vuelto entre los mejores catapultado por la salvajada de Laprovittola.

El Joventut protagonizó un partidazo. Suyos fueron los mejores nueve minutos en ataque de lo que va del torneo. La fluidez ofensiva se tradujo en una máxima diferencia de 16 puntos (13-29) antes del final del primer cuarto. Se agradece ver a la Penya recuperada para el baloncesto de élite. En Badalona han superado una situación crítica, que estuvo a punto de liquidar al equipo y cuatro años después volvían a la Copa. Honraron su pasado más brillante a lo grande. Durante unos minutos parecieron los Warriors de Badalona. Carles Duran cuenta con un quinteto capaz de competir con cualquiera y Nico Laprovittola es su comandante en jefe. El argentino es una bendición para los verdinegros, sí verdinegros pese a su horrorosa camiseta de ayer. Su conexión con Marko Todorovic es el manantial que genera casi todo el juego de los catalanes. El Baskonia no supo por dónde andaba en todo el primer cuarto.

Fue una tormenta perfecta lo del Joventut de salida. La estadística reflejada la realidad como pocas veces. Tres errores en el tiro en todo el cuarto: 8/10 en tiros de dos; 4/5 en triples y 1/1 en tiros libres. Si los vitorianos llegaron vivos fue gracias al acierto de Janning desde el perímetro.

Todo cambió cuando comenzaron las rotaciones. Sin sus referentes, sin Laprovittola ni Todorovic, al Joventut se le ven todas las costuras. Como Perasovic montó un equipo muy atlético, el partido cambió de dirección. Lo hizo de manera radical. En menos de diez minutos, el Baskonia acumuló un parcial favorable de 21-4. Suficiente para poner por delante por primera vez, 34-33. Pero la Penya resistió el primer envite y llegó por delante al parón (42-45).

En el tercer cuarto se agudizó la tendencia que marcaba el partido. Fue un Laprovittola contra todo el Baskonia. El base argentino siguió mascando chicle y haciendo lo que le daba la gana en la pista. Triples imposibles, canastas a cámara lenta, asistencias... Su recital se tradujo en 14 puntos en este cuarto y la Penya siguió mandando porque el Baskonia ponía antídotos, pero no terminaban de resultar. Hilliard, Janning y Poirier no eran suficiente.

Cuando Laprovittola encontró algo de ayuda, el Joventut se lo empezó a creer. Hubo 1:30 de tregua para Laprovittola. Suficiente para recargar energías y ningunear la última intentona baskonista. Con 80-83 y 5:30 por delante, el argentino volvió a mirar el partido de frente. Lideró un parcial de 0-8 que liquidó al Baskonia.

89. Kirolbet Baskonia (16+26+26+21): Vildoza (16), Janning (18), Shields (4), Voigtmann (6) y Poirier (15) -quinteto titular- Huertas (8), Diop (0), Jones (12) y Hilliard (10.).

98. Divina Seguros Joventut (29+16+28+25): Laprovittola (36), López-Arostegui (7), Ventura (0), Harangody (15) y Todorovic (15) -quinteto titular- Morgan (10), Delia (4), Mathias (4), Dimitrijevic (4) y Nogues (1).

Árbitros: Trujillo, Peruga y Caballero. Eliminados Todorovic y Hilliard.

Incidencias: 8.000 espectadores en el WiZink Center. Tercer partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa del Rey.