Más defensa para ganar

El Madrid frena al Herbalife Gran Canaria después del descanso y está a una victoria de la final. Doncic lideró a los blancos.

Doncic y Llull fueron los máximos anotadores del Real Madrid en el segundo partido. El esloveno anotó 14 puntos; el base hizo 13
Doncic y Llull fueron los máximos anotadores del Real Madrid en el segundo partido. El esloveno anotó 14 puntos; el base hizo 13

El Madrid frena al Herbalife Gran Canaria después del descanso y está a una victoria de la final. Doncic lideró a los blancos.

El Real Madrid sólo necesita una victoria más para alcanzar la final de la Liga Endesa. Cuando los de Laso se deciden a trabajar atrás al nivel que son capaces de mostrar adelante son un equipo que hace la vida imposible a cualquiera. La pista se convierte en un hábitat asfixiante. Eso sucedió después del descanso en el segundo choque ante los canarios. «En el tercer cuarto ya les hemos puesto las cosas difíciles, aunque nos haya costado entenderlo», comentaba Laso al final a las cámaras de Movistar +. Los números son muy claros: el Madrid encajó 50 puntos en los dos primeros cuartos y el Herbalife sólo pudo sumar 33 en los dos siguientes. El trabajo atrás y una de esas rachas arrebatadoras de los blancos en el arranque del último cuarto tumbaron la encomiable resistencia amarilla. «Hemos dado un paso respecto al primer partido. Ahora se trata de ser un poco más duros, mantener el descaro y reducir los errores», desglosó Luis Casimiro sobre lo que deben hacer los suyos si quieren seguir vivos más allá de mañana.

La temporada del Herbalife habiendo alcanzado las semifinales de la Liga Endesa por segunda vez en su historia y habiendo logrado la clasificación para la próxima Euroliga ya es de sobresaliente. La eliminatoria con el Madrid es un premio y después de un primer partido que llegó demasiado pronto, el equipo se soltó. Con una rotación amplia los de Luis Casimiro son un grupo alegre y si la defensa rival da tantas facilidades como hizo el Madrid en el segundo cuarto... Los blancos, para disgusto de Laso, encajaron 50 puntos. Sí, pero es que hicieron 52 con un recital ofensivo espectacular antes del descanso. A los cinco triples del Herbalife (33-42, min 17), el Madrid contestó con una secuencia de jugadas de tres insufrible para el rival. Triples de Doncic, de Llull, de Carroll, una jugada de 2+1 del escolta... Por eso al descanso el Madrid ya mandaba. El dato más revelador de la fluidez ofensiva del Madrid fue el que vinculaba asistencias con tiros de campo anotados (ver cifra). En el intercambio de golpes los jugadores se sienten a gusto, el cuerpo técnico no tanto, así que...

El Herbalife resistió hasta el final del tercer cuarto cuando los puntos ya no eran gratis en ninguno de los dos lados de la pista. Fue ahí cuando apareció Llull con siete puntos consecutivos. Era el anuncio de lo que se avecinaba. Porque en el comienzo del último parcial apareció la versión ideal del equipo blanco. Ésa que condensa en pocos minutos un ritmo insostenible en defensa y en ataque. La hiperactividad atrás y el acierto provocaron un parcial de 11-2 que resultó definitivo (81-72). Tres triples y una acción de Tavares fueron el final del Herbalife.