Navarro acepta el desafío

El ala-pivot del Valencia Basket, Pau Rivas (d), bota el balón ante el alero del F. C. Barcelona, Alex Abrines
El ala-pivot del Valencia Basket, Pau Rivas (d), bota el balón ante el alero del F. C. Barcelona, Alex Abrines

En 2:30, Navarro aceptó el reto que le había lanzado el Madrid. Con nueve puntos lideró el parcial de salida del Barça ante el Valencia para perfilar un nuevo clásico. Será la tercera final que los dos grandes jueguen en Málaga. Las dos anteriores se saldaron con victoria azulgrana.

La Copa ha demostrado que Madrid y Barça están en una galaxia diferente al resto de la Liga Endesa. El título no se lo podían jugar otros. Será una final con muchas, demasiadas cuentas pendientes. El Madrid fue campeón hace dos años ante el Barcelona en el Sant Jordi; el Barça acabó en la pasada edición con el Madrid en cuartos tras dos prórrogas; el Madrid se llevó la última Liga; el Madrid ganó la última Supercopa; el Madrid ganó el último clásico (98-85)...

El MVP del torneo es una de las pocas cuentas pendientes de Navarro. Su explosiva aparición marcó el camino a sus compañeros, que en diez minutos ya podían empezar a pensar en el Madrid (31-9). Papanikolau, Nachbar... la salvaje salida del Barça dejó noqueado al Valencia, que también pagó el cansancio por su exigente cuarto de final ante el Baskonia. Será la quinta final seguida para el Barça. En esta serie sólo perdieron la de 2012, precisamente ante el Real Madrid.

Ficha técnica.

89 - Barcelona (31+17+16+25): Huertas (8), Navarro (20), Papanikolaou (9), Lorbek (4) y Tomic (16)-cinco inicial- Dorsey (6), Sada (-), Abrines (-), Todorovic (-), Oleson(7), Nachbar (14) y Pullen (5).

81 - Valencia Basket (9+24+15+33): Triguero (6), Doellman (12), Van Rossom (15), Martínez (7) y Sato (21) - cinco inicial - Ribas (8), Lishchuk (-), Dubljevic (4) y Lafayette (5), Abia (-), Barton (3) y Duch (-).

Arbitros Á: Emilio Pérez Pizarro, Antonio Conde y Vicente Bultó. Descalificaron a Triguero y Sato del Valencia Basket.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales de la Copa del Rey disputada en el Palacio de los Deportes Martín Carpena, de Málaga, ante 10.600 espectadores.