Dominik Paris gana el último descenso de la temporada. Beat Feuz consigue el globo de cristal de la especialidad

Copa del Mundo de Esquí Alpino

La pista Àliga, situada en el sector de El Tarter de Grandvalira, ha acogido esta mañana la primera prueba de las Finales de la Copa del Mundo de esquí alpino Andorra 2019. La jornada ha permitido a la estación hacer historia, ya que es la primera vez que los Pirineos acogen un descenso masculino de Copa del Mundo, la prueba reina de todas las disciplinas de esquí alpino.

Por segundo año consecutivo, el suizo Beat Feuz se ha llevado el Globo de cristal de la Copa del Mundo en Descenso, tras quedar en sexta posición la carrera de hoy. Beat Feuz ha terminado con un tiempo de 1:27.44; 64 centésimas más que el ganador de la carrera, el italiano Dominik Paris (1:26.80), que ha quedado segundo en la clasificación general de Descenso a 20 puntos del suizo.

Dominik Paris, que se ha mostrado intratable en la parte final de la temporada, ha hecho una bajada perfecta y sin errores, lo que le ha llevado a la victoria, mientras que el suizo ha sido más conservador, ha perdido tiempo desde el primer parcial y ha cometido algún error en su trazada. Sin embargo, ha obtenido un resultado suficiente para conservar el liderazgo en la clasificación de la Copa del Mundo. Sobre su victoria, Feuz se ha mostrado "muy contento y afortunado"de haberlo conseguido, aunque considera que ganar siempre tiene un componente de suerte.

Por su parte, Dominik Paris ha asegurado que ha hecho una temporada "fantástica", superando todas sus expectativas, y ha alabado las condiciones de la pista.

El tercer lugar en la clasificación de descenso esta temporada ha sido para el austriaco Vincent Kriechmayr, que ha terminado quinto en la prueba de hoy.

A Dominik Paris le han acompañado en el podio de la prueba de este miércoles el noruego Kjetil Jansrud y el austríaco Otmar Striedinger.