Actualidad

A rueda: ¿El mejor piloto de la historia?

Antes de que se indignen los fans de Michael Schumacher, Ayrton Senna o Fernando Alonso, la respuesta es, de momento, no. Por una lógica aplastante, además: Lewis Hamilton ha ganado menos mundiales (6) y menos carreras (83) que el Kaiser (7 y 91). Son números y no se pueden discutir. Vale. Pero lo que sí se puede debatir es el talento puro, la capacidad de mejorar la máquina que llevas entre las manos. Incluso, por qué no, el carisma. Y ahí es donde Hamilton rivaliza, e incluso puede perder, con Michael, Fernando o Ayrton. Cuestión de gustos y afinidades.

Publicidad

Pero estamos con Hamilton, un piloto descomunal, rapidísimo, de gran control mental y ambicioso. Lo decíamos aquí la semana pasada, todos los grandes campeones de la historia tienen dos cosas en común: el talento y la ambición. Si ganas el segundo vas a por el tercero; si ganas el tercero vas a por el cuarto. Así son este tipo de deportistas, incapaces de decir basta hasta que son derribados por un rival o por la edad. Schumacher se retiró con siete títulos, pero volvió. Lo mismo hicieron Jordan o Tiger. Siempre un poquito más, nunca es suficiente. A Hamilton le valía ayer con ser octavo, pero le dio igual: casi gana a Bottas a una sola parada. Genio.

Hamilton tiene contrato con Mercedes hasta el año que viene, por lo que podrá igualar a Schumacher. ¿Y qué pasará a partir de 2021? Pues que todo va a cambiar. La nueva reglamentación busca hacer más atractivo el campeonato, que la incidencia del piloto sea mayor. O sea, que el talento gane más puntos. Y Hamilton ya ha dicho que quiere estar ahí. Será el momento perfecto para hacernos otra vez la pregunta que encabeza este artículo.

Publicidad