Cara a cara: ¿Le pintó la cara el Madrid al Sevilla?

Sí: «Meneo» gordo; por Alfredo Duro

Como todos los años que venís al Santiago Bernabéu. No tan escandaloso como el de la manita que os cayó el año pasado en el primer tiempo, pero «meneo» al fin y al cabo. «Meneo» de fútbol y de resultados. Como el de estos últimos diez años que lleváis haciendo el ridículo en el estadio más importante del fútbol mundial. Diez años sin rascar bola y palmando contra el Madrid sin que se te caiga la cara de vergüenza. Diez años sin ganar y sin demostrar que no dejáis de ser un equipo vulgar y sin casta de campeón. Por muchas «Europa liguis» que quieras enseñar el Bernabéu demuestra que tu segundo equipo, el Sevilla, aquí se muere de miedo y se empequeñece hasta convertir este partido en el chollo de la temporada para todo el madridismo.

Empieza la temporada. Esto era lo que el Madrid necesitaba para despegar. Nadie mejor que el Sevilla para devolver al madridismo la ilusión de una temporada que para nosotros empieza ahora. Sí, Cristóbal Soria, has conseguido una vez más servir a la causa blanca como nadie. Has reactivado la energía del campeón de Europa y del mundo. Has resucitado los fantasmas ganadores. Has obrado el milagro de volver a convencernos de que la decimocuarta y muchas cosas más son posibles. Estamos en deuda contigo, Soria. Te debemos un babero gordo para que tus lágrimas no empañen las alegrías que los madridistas nos vamos a llevar desde hoy.

Always. Queremos verte contra el Madrid «always», Cristóbal. ¿«Always» he dicho? ¿Cómo era aquello? Ah, sí... ¡¡¡Casemiro titular, «ALWAYS»!!! Pero «always», «always». Siempre. Cómo me acordaba de ti viendo el golazo de Casemiro y viendo a ese bético de cuna llamado Ceballos entenderse con Lukita Modric para armar el fútbol que el Madrid tiene guardado. Esa, la de Ceballos, es sevillanía de verdad. Aprende, Soria. Y no te olvides de una cosa: el Madrid vuelve... «always».

No: Sí, sí... ¡pero vais terceros!; por Cristóbal Soria

Hace una semana coincidí con el entrenador del Sevilla FC en un acto público y estuvimos un buen rato hablando de fútbol y analizando la actualidad de nuestro club. Le transmití al Míster las buenas sensaciones que tenemos los Sevillistas cada vez que juega nuestro equipo y le di una y otra vez las gracias por haberle dotado de identidad. Pues bien, estas virtudes que ha demostrado estos meses el equipo de Machín, el pasado sábado en el Bernabéu brillaron por su más absoluta ausencia.

Demérito del Sevilla. Visitábamos a un Madrid «low cost», donde todo el ruido últimamente viene del llanto por el VAR, pero de fútbol, cero menos dos. Y han tenido que ser los míos nuevamente los que han reanimado a un equipo moribundo, que se está arrastrando por esos campos de Dios, que no juega a nada, y cuyas vacas sagradas ya no tienen barra libre. Ha sido el Sevilla el que ha perdonado en la primera parte. Ha sido el Sevilla el que no ha sido capaz de pisar área rival en el segundo acto. Ha sido el entrenador del Sevilla quien ha mantenido en el campo a Banega, al Mudo y a Sarabia. Ha sido el Sevilla el que no ha desbordado en velocidad una sola vez. Ha sido el Sevilla quien ha faltado a sus valores y a su identidad para entregar los tres puntos a su máximo rival por la tercera plaza.

Saca pecho, yo encantado. Si quieres sacar pechito, Alfredo Duro, con el chico «Casimiro», yo encantado. Después de no se cuántos partidos repartiendo estopa con el beneplácito arbitral y entregando balones al contrario sin aportar nada, sobrepasado incluso por un tal Marcos Llorente. Si tu reflexión es que «Casimiro» debe de ser titular para dejar en evidencia mis reflexiones futbolísticas, adelante. Os recuerdo a ti y a la vikingada que este equipo que ayer le ganó a mi Sevilla Fútbol Club va tercero en Liga. ¿A cuántos puntos del equipo del «Shiquetito»?