El Cholo no escarmienta y Costa, KO

Más de lo mismo. Lo del Atlético no es un problema de alineación porque el Cholo volvió a sacar el sábado ante el Girona a Correa y Carrasco en los extremos y arriba a Griezmann y Costa. No, sucede más bien que el aparente propósito de intenciones ofensivo choca contra una realidad cada vez más tozuda: este equipo no sabe jugar en ataque estático frente a rivales bien organizados, hay carencias evidentes de centrocampistas que circulen el balón con fluidez si exceptuamos a Koke y Saúl y, lo que es peor, ni el Atlético ni el Cholo escarmientan.

Griezmann

Y no lo hacen porque cuando juegas una y otra vez al 1-0, al filo de la navaja, pasa que en ocasiones acabas ganando con apuros (lo ha hecho ¡ocho veces!), pero otras se te cae el resultado con todo el equipo. Había desatascado el Atlético el duelo con un gol de Griezmann (su sexto en la Liga), justo el día en el que los periódicos deportivos catalanes incidían en su futuro trasvase al Camp Nou y en el que la nota oficial del Barça desmintiendo por enésima vez el asunto abría algunas... ¿dudas? Veremos.

¿Milagro sin Diego?

El caso es que marcó el francés, que más allá del gol esta vez sí hizo un buen partido y que fue aplaudido cuando Simeone le cambió. Ya había retirado del campo a Costa, con problemas musculares aunque quizá pensando también en aguantar tan pírrica victoria y con la mente en intentar el milagro copero de Sevilla. Milagro difícil porque al final Costa será baja... Pero lo que ocurri fue lo que se está repitiendo esta temporada: el que marcó fue el rival, que acabó frustrando de nuevo al Metropolitano. No escarmientan. Ni el Atlético ni el Cholo. Es lo que hay.