Atlético de Madrid

Oblak salva otra vez al «cholismo»

El guardameta esloveno del Atlético de Madrid, Jan Oblak / Foto: Efe
El guardameta esloveno del Atlético de Madrid, Jan Oblak / Foto: Efe

Oblak salvó al Atlético en Villarreal. Hasta aquí el titular directo, cortito y al pie, el mismo que hay que repetir últimamente casi partido a partido. El esloveno se ha convertido en el jugador más decisivo. Estoy por asegurar que a idéntica altura (si no más) que el mismísimo Griezmann. En el estadio de La Cerámica se repitió esa historia que se clona cada vez que el Atlético se pone por delante y, como si de un resorte se tratara, automáticamente se echa para atrás. No hay manera de arreglar esto.

«Obli, Oblak, cada día te quiero más», como canta la afición atlética, está sosteniendo el «cholismo» en esos momentos en los que el rival acogota en su área a los de Simeone. Como ocurrió ante el Rayo, en el empate del Bernabéu, dos manos a mano salvaron los muebles y permitieron al equipo sacar un punto de oro, un punto de sutura para seguir manteniendo las esperanza en la Liga. Hoy sólo Ter Stegen puede sentarse en su mesa.