Fútbol

¿Tiene motivos el Barça para sospechar del Málaga de Míchel?

Siempre intentando manchar la competición; José Luis Sánchez

¡Quim! Siempre en ese papel victimista, si lo mismo al Real Madrid no le hacen falta los puntos en Málaga. Pero ya habéis sembrado la duda, ya queréis manchar la competición. Dudar de Míchel es no conocer a Míchel. Dará todo por ganar con su Málaga, no hacía falta esta campaña tan deleznable. Entiendo este ejercicio de hipocresía dado el reciente repaso que os dio el mítico «8» del Real Madrid en La Rosaleda. Esos puntos los echáis en falta y queréis que os los devuelvan de cualquier manera. No se jugarán nada los andaluces, sólo la honra, pero suficiente para que sean competitivos.

Piqué, otro charco

Cómo no, tuvo que pisar el barro el mismo de siempre: Gerard Piqué. Dejó caer que cree en el Málaga con cierta ironía, como si no confiara en ellos. Dejando caer que esos puntos los tiene regalados el Real Madrid. Piqué, el mismo que pone en duda la competición, el mismo que se mete con aficiones rivales, dirigentes o un señor que pase por la calle. Esa bravura, esa inteligencia, tenía que haberla demostrado cuando forzó la amarilla para perderse el partido de Málaga. Tuvo que verlo por la tele, por considerarlo un esfuerzo innecesario: retratado.

¿Y si dudamos de Sandro?

Doménech, habéis puesto el foco sobre Míchel, imagina si desde Madrid empezamos a acosar a Sandro, a dudar de su profesionalidad. Los que habláis de «fairplay» sois los mismos que no censurasteis a Luis Suárez cuando amedrentó al ex canterano del Barça: «No olvides quién te dio de comer». Aquello pudo considerarse una amenaza al joven jugador. Ahora, queréis que os devuelvan favores. El jeque estuvo muy desafortunado, pero la intoxicación contra Míchel debería estar en manos del Comité Antiviolencia. Pase lo que pase ya sabemos qué haréis. Si pierde, se han dejado. Si ganan, habrán hecho lo obligatorio. La banca siempre gana, aunque sea con vuestras censurables tretas.

Y todo por culpa de Míchel; Quim Domènech

Es el único responsable de todo esto. Si no fuera por sus declaraciones, no estaría montado el lío. Míchel quiso quedar bien con el madridismo y se pasó de frenada. Se equivocó diciendo que él era «más madridista que Valdano» y que «prefería hacer el pasillo que la puñeta al Madrid». No puedes jugar con la sensibilidad de la gente de esta manera. Sánchez, dices que el Barcelona ya ha conseguido que el Málaga salga a tope en la última jornada. ¡Sólo faltaría que no lo hiciera! Más le vale a Míchel dejar de buscar el aplauso fácil, que el ejemplo de Marcelino con el Sporting de Gijón es demasiado reciente. Basta de peligrosas insinuaciones. ¡Que hay una Liga en juego!

El «presi» lo sabe

Sánchez, escucha bien al «presi» Piqué. Gerard no se equivoca cuando esboza una sonrisa hablando del Málaga. Es normal que dude teniendo en cuenta las palabras de su entrenador y leyendo a su propietario. Piqué sabe perfectamente cómo funciona esto y tiene claro que lo de la última jornada en Málaga puede convertirse en un pasillo anticipado. Para muestra los socios malaguistas poniendo a la venta sus abonos para que los madridistas llenen La Rosaleda. Hace bien el central del Barça insinuando que algo raro puede ocurrir, pero insisto, el único culpable de ello es Míchel por haber sembrado la duda.

Que lo den todo

Sólo pido que no veamos cosas extrañas. Que no se adultere la competición y que Míchel se mentalice de que él es un profesional. Como lo es Sandro ¡Qué tendrá que ver lo que le dijo Luis Suárez! En caliente, el delantero uruguayo le recordó que el Barcelona era su equipo cuando le marcó un gol. Ahora tiene claro que hay que hacer lo mismo con el Real Madrid porque además desea que los blancos pierdan la Liga. José Luis, si queréis ganarla vosotros, tratad de hacerlo sin ayudas externas. ¡Seguro que podéis!