La pesadilla de Cristiano: Buscan nuevas víctimas

La acusación de violación contra Cristiano Ronaldo puede costarle muy caro. Nike y Electronic Arts muestran su preocupación y aseguran «seguir muy de cerca» la situación

Cristiano Ronaldo junto a Kathryn Mayorga  en Las Vegas, en una imagen de junio de 2009 / Foto: Ap
Cristiano Ronaldo junto a Kathryn Mayorga en Las Vegas, en una imagen de junio de 2009 / Foto: Ap

La acusación de violación contra Cristiano Ronaldo puede costarle muy caro. Nike y Electronic Arts muestran su preocupación y aseguran «seguir muy de cerca» la situación.

El universo alrededor de Cristiano Ronaldo se tambalea a raíz de reabrirse la investigación por la presunta violación de Kathryn Mayorga en el Palm Casino Resort de Las Vegas en 2009. Si el jueves la empresa de video juegos EA Sports, de la que es imagen, avisaba de que estaría pendiente de cómo evolucionaba el caso, ayer decidieron retirar su imagen de la carátula del FIFA19 y de todas sus redes sociales. Y lo que es más, también ayer la firma Nike, el mayor patrocinador del futbolista portugués, con el que tiene un contrato vitalicio, como LeBron James o Michael Jordan, ya han anunciado estar «profundamente preocupados» por la situación del actual delantero de la Juventus, club que le ha mostrado su apoyo.

A los norteamericanos de la firma deportiva no les tiembla el pulso, ya lo demostraron con el dopaje de Lance Armstrong. Inmediatamente rescindieron el contrato que tenían con la fundación del ciclista. El de Cristiano es mucho mayor, el que firmó en 2016 de forma perenne superaba los 900 millones de euros. Pero no fue este el único revés que recibió ayer Ronaldo, que el jueves decidió renunciar hasta fin de año a acudir con su selección para disputar los partidos tanto de este mes como los de noviembre. Presidente y seleccionador le eximieron para que pueda preparar bien su defensa, pues, dijeron, al igual que el presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, creen en su inocencia.

Lo peor es que la abogada de Mayorga, Leslie Stovall, anunció ayer a través de «The Sun» que está buscando a una mujer de Londres que denunció que fue atacada sexualmente por el futbolista en 2005 en el céntrico hotel Sanderson. Entonces Cristiano tenía 20 años y jugaba en el Manchester United. La denuncia acabó archivada por falta de pruebas. Además, una segunda mujer habría afirmado también que fue agredida esa misma noche por Ronaldo y su primo, pero retiró sus acusaciones, según afirma «The Sun». Stovall, pues, persigue estos dos testimonios para aportarlos como pruebas contra el portugués.