Dani Olmo, el "croata"de la selección española sub'21

El español Dani Olmo, celebrando su gol ante Alemania / Efe
El español Dani Olmo, celebrando su gol ante Alemania / Efe

Cuando Luis de la Fuente lo convocó en octubre para los partidos de clasificación para el Europeo contra Albania e Islandia, Dani Olmo llevaba dos años sin ser llamado por las selecciones inferiores españolas. Santi Denia había sido el último en contar con él en la sub’18, pero él no perdía la esperanza ni las ganas de competir con la Roja a pesar de la insistencia sw la federación croata en nacionalizarlo para jugar con la selección absoluta. «Ha sido un momento de mucha ilusión. Llevaba mucho tiempo trabajando para esto y que el míster haya decidido darme treinta minutos ha sido un orgullo», decía el día de su debut contra Albania. En la final, Dani Olmo marcó el segundo gol del encuentro y fue elegido el mejor futbolista del partido.

El seleccionador repetía una y otra vez que su llamada no respondía al temor de que Croacia se lo arrebatara a la Roja. «Dani Olmo está en un momento de madurez y rendimiento muy importante. Vamos a intentar aprovecharlo», decía en el momento de anunciar aquella convocatoria. Dani se crió en La Masia, pero eligió las carreteras secundarias para llegar a la élite. Ya era internacional en las categorías inferiores y lo lógico es que se hubiera quedado en el Barcelona en busca de una oportunidad en el primer equipo o de un traspaso a un club de categoría con el aval de ser canterano azulgrana.

Pero con 16 años decidió aceptar la oferta del Dinamo de Zagreb, un equipo lejos del primer nivel continental pero que le daba la oportunidad de crecer. El año de su marcha sólo disputó cinco partidos con el primer equipo, pero estuvo integrado desde el comienzo con los mayores. La oportunidad de entrenar todos los días con los jugadores de primer nivel le sirvió para aprender y mejorar. La presencia de su familia, que se trasladó con él hasta Zagreb, le hizo más fácil el cambio. En el Dinamo no sólo tuvo que adaptarse a un nuevo país, a un idioma y a unas costumbres diferentes. También tuvo que hacer cambios en su juego. Llegó a Croacia siendo un extremo, pero rápidamente los técnicos observaron en él cualidades que le podían hacer más válido jugando por dentro. Empezó a moverse como mediapunta y ahora se siente más cómodo en esa posición, aunque Luis de la Fuente lo utiliza en las dos posiciones. El presidente de su equipo, Mirko Barisic, ha asegurado que Dani «es mejor que Boban y Prosinecki a su edad». «Veo a Dani Olmo muy fuerte. Tiene olfato de gol, mucha velocidad y mucha calidad», dice Davor Suker, el presidente de la Federación Croata.

«Estuvimos muy cerca de hacer los papeles para que jugase con nosotros. Es una pena», se lamentaba hace unos meses el ex jugador del Sevilla y del Real Madrid. Suker ve a Olmo jugando más pronto que tarde en un equipo de mayor nivel. Quizá esta Eurocopa le sirva de empujón para llegar a un club que juegue de manera regular la Liga de Campeones. Es la pretensión del futbolista, aunque de momento prefiere centrarse en ser campeón de Europa con España. Su entrada en las alineaciones a partir del segundo partido contribuyó a la mejora del equipo y ha marcado ya dos goles para acercar a España al objetivo de conseguir su quinta Eurocopa sub’21.