El derbi definitivo

El Real Madrid necesita ganar su primer derbi de esta temporada para alcanzar las semifinales. Al Atlético cualquier empate le garantiza al menos jugarse la clasificación en los penaltis

«Este juego es apasionante, estas noches de fútbol no vuelven», dice Simeone. Se trata de atrapar el momento, sin distracciones, sin pensar en todo lo que rodea al encuentro. «Uno se pone a pensar, a imaginar, pero nosotros queremos estar alejados, queremos jugar y queremos vivir la eliminatoria. Aquel que logre dejar de lado todo eso y jugar el partido, sacará la eliminatoria adelante», advierte el Cholo. Jugar y vivir, porque la vida es un juego, eso es lo que intenta transmitir el entrenador rojiblanco a sus futbolistas por muy serio que se ponga.

«Estas noches no vuelven», dice. Y algo parecido debe de pensar Ancelotti, aunque su gesto sea diferente, mucho más relajado. Carletto vive continuamente en el alambre, como cada entrenador que ha pasado por el banquillo del Real Madrid en este siglo. Cualquier otro entrenador se jugaría la vida. Ancelotti sólo se juega seguir una temporada más en el banquillo del Real Madrid. Y lo hace en inferioridad de condiciones. Sin Modric, sin Marcelo, sin Bale, sin Benzema, sin excusas. «Dije muchas veces que tengo a la mejor plantilla del mundo. Es importante centrarse en los jugadores que van a jugar y no en los que no van a jugar. Tengo mucha confianza en mis futbolistas», reconoce. «Voy a poner el mejor equipo para intentar jugar como en el partido de ida», repite el entrenador italiano una y otra vez cuando se le cuestiona por la alineación. Y «anuncia» una oportunidad más para Illarramendi. Como en la final de la Liga de Campeones, cuando jugó Khedira. «Si piensas que el mejor equipo es con Illarra, es el más natural», dice entre risas. Isco es el recambio para Modric, Bale y Benzema. Pero sólo hay un Isco.

Simeone, sin embargo, está cerca de sustituir al oso y el madroño en el escudo del Atlético. Quiere ser el primer entrenador que gane la Copa de Europa para el Atlético de Madrid, pero el primer paso es alcanzar las semifinales por segundo año consecutivo, algo que el club rojiblanco tampoco ha conseguido en toda su historia. El año pasado ya consiguió volver a la final de la máxima competición continental cuarenta años después de la memoria. El Cholo ha dado al Atlético recuerdos en color, ha resucitado al club y se atreve a competir con los mejores. Sin presión. «Presión es otra cosa en la vida. Yo tengo responsabilidad», asegura el preparador rojiblanco, «y no creo que uno tenga menos que otro». «Ya estamos acostumbrados a jugar este tipo de partidos, son tres años y pico jugándolos y estamos preparados», confirma Koke.

«El Atlético ganó en la ida 0-0», dice Kiko, leyenda rojiblanca. Y cualquier empate le asegura como mínimo, los penaltis. El Madrid necesita un gol, pero no tiene prisa. «Lo importante es ganar al final y tenemos muchas maneras de hacerlo», dice Ancelotti. Y añade: «Estamos preparados para todo, incluso para los penaltis».

Algo ha cambiado desde Lisboa. Y no es sólo que el Real Madrid haya sido incapaz de ganar un derbi. El Atlético se siente seguro en este tipo de encuentros y ya no se lo toma como una revancha, aunque la Liga de Campeones sea la única competición en la que Simeone no ha podido ganar a su máximo rival. «No es ningún reto», dice. Él, que ha hecho bandera del «partido a partido», mira más allá. Mira a la historia de cara.

Por eso, habla constantemente de atacar, una palabra extraña en su discurso, y se centra en lo que hacen los suyos y no en las ausencias del rival. Le preocupa Mandzukic, que no acaba de recuperarse, aunque ayer probó con los titulares. «El lunes trabajó bien en el entrenamiento, espero que pueda estar bien y a partir de ahí redondearemos la idea que tenemos para el partido», dice Simeone. Pero no se siente condicionado el entrenador rojiblanco por las ausencias. «En base a los nombres que estén en el campo. Tenemos la posibilidad de variar, más allá del parado de hoja [el esquema] que sale en la previa hay que verlo cuando arranca el partido», afirma. El Atlético se adapta en el campo y el 4-4-2 puede transformarse en un 4-3-2-1. «Por suerte, tenemos futbolistas que nos van a dar la posibilidad de elegir lo que nos permita estratégicamente estar más cubiertos y poder atacar de manera más intensa», asegura.

Ancelotti quiere jugar como en la ida y eso es lo que se espera Simeone. «La intensidad del rival fue de las mejores de toda la temporada, juego asociado, juego directo, velocidad... lo que uno se espera del mejor equipo del mundo», dice el Cholo. «Tengo sólo una idea. Un equipo que juegue como el partido de ida. Tenemos que intentar repetir este objetivo», confirma Carletto. «Son muy fuertes y tienen una solidez defensiva entre los mejores equipos del mundo. Lo que hemos hecho en el partido de ida nos tiene que dar confianza», insiste el italiano.

Ninguno de los dos se preocupa por el árbitro, aunque sí sus futbolistas. «Tenemos que oponernos a ellos y no tenemos que hacer su juego. Ellos ponen bajo presión al árbitro», asegura Toni Kroos. «Nosotros salimos al campo y hacemos nuestro trabajo, también hablamos con el árbitro, pero esto es parte del juego, no es la base de del nuestro. Hacemos más cosas que hablar con el árbitro», responde Koke. Kroos es el futbolista que más pases completa de la competición, casi 700, con un 95 por ciento de acierto en la entrega.

Koke es el que más pases de gol da con Messi, Iniesta y Fábregas. De ellos depende en parte quién mande en el juego. El centro del campo es la principal fuente de problemas para los dos equipos. A Ancelotti le faltan casi todos. La «Champions» se acaba hoy para alguno de ellos. (20:45, Canal + Liga de Campeones).